• OCA | News

¡HRSURIEL: VIDENCIA, ESTÉTICA & POESÍA!


#Rostro # Mascarilla #necesidaddeoxigeno #miedo
HRSuriel. Iron Liege. Circulo diabolico. Acrilica sobre tela, 62x52 pulgadas, 2019.

Por: Amable López Meléndez

Pasado presidente de AICA / República Dominicana / Curador en jefe del Museo de Arte Moderno, MAM


Glorificando una ética más turbia que represiva, la burocracia oficial posmoderna, persigue refrenar la propagación de la pandemia del Covid-19, imponiendo legalmente el “estado de excepción”: cuarentena, distancia social y aislamiento absoluto. Den súbito, se evoca la borrosa y árida distopía del Panopticum digital, un instante humano arrasado por el miedo, la paranoia y el estrés. Un mundo imprevisible y adventicio que se torna cada vez más plano y donde los poderes fácticos suministran los macabros gestuales del Synopticum (los muchos vigilando a los pocos) y el triste sacrilegio de la libertad.

Luego, a la hora del pre-texto dialógico sobre las repercusiones sociales inherentes a los efectos del combate contra la nueva peste global del Covid-19, se impone otra vez la mirada aleatoria y abrasadora desde el legado vital y fascinante de los artistas visionarios cuyas obras operan como intrigantes y profusas criptografías de la anticipación; como insólitas, alucinatorias y excitantes profecías de las aventuras, trances, tensiones, tiempos y contratiempos humanos.

Como prueba legitima de una práctica estética videncial y/reveladora, me atrevo a sugerir una serie de obras pictóricas de poderoso impacto expresivo, sugestiva recursividad visual e inesperada latencia simbólica, realizadas por el multifacéticoy destacado artista dominicano HRSuriel (1979) entre finales del 2017 y mediados del 2019, tales como las tituladas “Count Turf: Alegorías de falsos ingredientes” (2019); “War emblem: Dubmonster”; “Hill Gail: Palimpsesto (2018) y “Iron Liege: Círculo diabólico” (2019).

.HRSuriel. Real quiet. Pareja mitica.Mixta sobre tela, 52x62 pulgadas,2019.

Lo primero que traslucen estos trabajos, ejecutados sobre tela y planchas de aluminio, es su alto grado de esteticidad y la pasmosa efectividad de su resistencia crítica, gracias a la rigurosidad de factura, la especialidad de la gramática plástico-visual y la electrizante neofiguracion posexpresionista que, junto al lúcido instinto surreal, rematan las espirales estético-formales y conceptuales capitales de la distintiva fantasmática simbólica de HRSuriel.

En estas pinturas, a las que se suman otras como las tituladas “Tim Tam: Cerebro Balístico” (2019); “Gallahadion: Memoria de una guitarra”(2019); “Real quiet: Pareja mítica” (2019); “Alysheba: Anarquismo” (2019); “Kauai King: Histeria Espectral” (2019) y “Citation: Fiebre digital” (2019), la mayoría de las figuras humanas transfiguradas, llevan puestos trajes de seguridad biológica, máscaras antigás, cubrebocas, respiradores de filtro mecánico y protectores visuales, como especie de prótesis profilácticas y/o adminículos tecnológicos de resistencia contra gases, vapores, partículas y ambientes nocivos.

“Tim Tam: Cerebro Balístico”, siempre nos recordará “Los amantes” (1928), ejecutada por el genial surrealista René Magritte (1898-1967), visionario radical como HRSuriel, quien 90 años después, materializa otra vez el aliento mágico, sincrónico, grácil y paroxístico del absurdo: una atmosfera textural “oxidada” y perceptiblemente “toxica”, sobre la que emergen desdibujados, mediante densos y energéticos brochazos de tonalidades túrbidas y grisáceas, los perfiles de una pareja besándose, pero con sus respectivos cubrebocas, precisamente similares a los que hoy utilizan millones de personas en todo el mundo contra la infección del Covid-19.

HRSuriel.-Tim-Tam.-Cerebro-Balistico.-Acrilica-sobre-tela,-62x52-pulgadas,-2019.

“Gallahadion: Memoria de una guitarra”, constituye una reacción pictórica especialmente magnética y reveladora. Sus resortes estéticos y éticos, son tanesplendidos como sus claves conceptuales estructurales y sus inagotables raudales semióticos. La recursividad matérica; el juego de texturas críticas, ácidas y como “metalúrgicas”; el predominio definitivo de las gamas frías, oscuras, sepias y grisáceas, subliman el irremediable patetismo del espacio imaginario.

La incisiva frontalidad expresiva; la ropa térmica; el casco de diseño high-tech y la fictiva visera de cristal; el respirador mecánico; la guitarra electrónica y la mochila de mensajero que atavían el solitario personaje que HRSuriel instala justo en el centro de la composición como especie de rockstar viajero o taumaturgo superviviente de una atmósfera gélida, inclemente, mutagénica y mefítica,devienen cifras profusamente remisivas hacia una topografía humana irrespirable y una distopía social catastrófica.

Revoluciones políticas y sociales; cataclismos; innovaciones tecnológicas e incluso asesinatos, han sido profetizados en diversas épocas por artistas durante sus estados de trance, aunque el sentido último de muchas obras videnciales aún sea controversial. Leonardo da Vinci (1452-1519), predijo la pólvora, el correo, los medios de comunicación y la Internet, mientras que en sus “dibujos proféticos”, el enigmático artista y vidente argentino Benjamín Solari Parravicini (1989-1974), previó la fertilización in vitro (1938); el ataque a las torres gemelas de Nueva York(1939) y la entronización del Papa Francisco (1972).

Los artistas videntes, son los que llevan su capacidad creativa hasta un grado máximo de excelencia, anticipándose al tiempo, las circunstancias contextuales y la historia, para abrir territorios simbólicos imprevistos o disociados de la realidad evidente y las practicas estéticas tradicionales. Magritte; Piranesi (1720-1778); William Blake (1757-1827); J. M. W. Turner (1775-1851); Kandinsky (1866-1944); Alfred Kubin (1877- 1959); José Iranzo Almoacid/ANZO (1931-2006) y HRSuriel, son sólo algunos de este linaje.

HRSuriel, hunde su visión y su sensibilidad en el infinito de la poesía como videncia primera y última; en la tradición sapiencial universal; la “Alquimia del verbo” y “el desarreglo de los sentidos”(Arthur Rimbaud, 1854-1891), así como en las entidades sensibles de la naturaleza, el logos (la idea), el signo, la materia y el mismo médium pictórico, para subvertir los niveles y estructuras ordinarios o racionales de la realidad y vislumbrar lo invisible, satisfacer lo insaciable, decir lo indecible, desenmascarar la evidencia y materializar sus hallazgos estéticos como llaves especulares; como portales imagéticos de  mundos apartes y tiempos singulares.

Ahora bien, aquí se impone advertir que las obras citadas anteriormente han sido creadas por HRSuriel mucho antes de la aparición del nuevo coronavirus SARS-CoV-2, exigiendo su “lectura abierta” más que la mirada contemplativa ya que, enprimera instancia, devienen auténticos relatos poético-visuales, axiomáticamente reveladores en tanto están saturadas de signos, símbolos, cifras, remisiones y agujeros cristalinos de rizomáticas e inefables vibraciones metafóricas.

INSERT

La obra pictórica de HRSuriel es visualmente autosignificativa. En muchas de ellas, imagen y texto poético-reflexivo, funcionan como elementos complementarios. Es clave esta correspondencia estético-conceptual en su práctica simbólica hasta el punto de que muchos de sus títulos y textos, actúan en ocasiones como subrepticios y sutiles despistes, pero otras veces operan como disparos verbales y cifras llameantes. Sus textos son como gatillos mentales que desatan el disparo y hacen estallar el torrente imagético irresistible…

HRSURIEL: VIDENCIA, AESTHETICS & POETRY!


By: Amable López Meléndez

Past President of AICA / Dominican Republic / Chief Curator of the Museum of Modern Art, MAM

2.HRSuriel.Gallahadion. Memoria de una guitarra,2019.

Glorifying a more murky than repressive ethic, the official postmodern bureaucracy seeks to curb the spread of the Covid-19 pandemic, legally imposing the "state of emergency": quarantine, social distance and absolute isolation. Suddenly, the blurred and arid dystopia of the digital Panopticum is evoked, a human moment devastated by fear, paranoia and stress. An unpredictable and adventitious world that becomes increasingly flat and where the powers that be provide the macabre gestures of the Synopticum (the many watching over the few) and the sad sacrilege of freedom.

Then, at the time of the dialogical pre-text on the social repercussions inherent in the effects of the combat against the new global plague of Covid-19, the random and scorching gaze is once again imposed on the vital and fascinating legacy of the visionary artists whose works operate as intriguing and profuse cryptographies of anticipation; as unusual, hallucinatory and exciting prophecies of adventures, trances, tensions, times and human setbacks.

As legitimate proof of a visual and / or revealing aesthetic practice, I dare to suggest a series of pictorial works of powerful expressive impact, suggestive visual recursion and unexpected symbolic latency, carried out by the multifaceted and prominent Dominican artist HRSuriel (1979) between the end of 2017 and mid-2019, such as those titled “Count Turf: Allegories of false ingredients” (2019); "War emblem: Dubmonster"; "Hill Gail: Palimpsest (2018) and" Iron Liege: Diabolical Circle "(2019).

The first thing that transpires in these works,