• OCA | News

LA SUBVERSIVA CARRERA DE LA FOTÓGRAFA LEE MILLER LA LLEVÓ DE VOGUE A UNA ALEMANIA ATRAPADA EN GUERRA

Cuando la fotógrafa de guerra, modelo de moda y musa surrealista Lee Miller murió a la edad de 70 años en 1977, su nombre era conocido por unos pocos expertos en el mundo del arte. Su carrera no estuvo exenta de hitos: al trabajar con el fotoperiodista estadounidense David E. Scherman, tomó algunas de las imágenes más famosas de las atrocidades de la Segunda Guerra Mundial y posó para Man Ray y Vogue. Aun así, su reputación se quedó atrás de su importancia histórica en el arte.


Lee Miller, Self-Portrait, 1930. COURTESY SALVADOR DALI MUSEUM

POR: Angelica Villa / Art in America / Domingo 5 de Abril, 2021 / Fuente externa /

https://www.artnews.com/feature/lee-miller-photography-vogue-man-ray-1234587240/


Todo eso cambió cuando el hijo de Miller, Anthony Penrose, descubrió un vasto archivo del trabajo de su difunta madre en un ático. En 2013, se formó una fundación a nombre de Miller en Inglaterra, y más de 80.000 negativos recibieron un sitio adecuado donde los expertos e instituciones podían acceder a ellos. Desde entonces, el interés en el arte de Miller ha crecido enormemente, y este julio, el Museo Salvador Dalí en San Petersburgo, Florida, presentará una muestra centrada en sus contribuciones al movimiento artístico surrealista. Otra exposición centrada en la fotografía de moda de Miller, que tendrá lugar en su antigua casa en East Sussex, se inaugurará en mayo.



Miller habló una vez de una “inquietud” que definió su carrera, y eso puede explicar la variedad de roles que ocupó. Era modelo, musa, fotógrafa de moda y corresponsal de guerra, y parecía pasar con gracia de una versión de sí misma a la siguiente. Su sensibilidad despreocupada es evidente en una famosa imagen de 1945 que Scherman tomó de ella en un baño. Sin embargo, esa bañera no era una bañera cualquiera: pertenecía a Adolf Hitler, y Miller se había quitado la ropa poco después de fotografiar la liberación del campo de concentración de Dachau. La imagen puede leerse de más de una manera, como un momento de victoria sobre un dictador y como una recuperación del poder por parte de una musa objetivada durante mucho tiempo. Es esta imagen, la que quizás encarna más la descripción de la pintora surrealista Eileen Agar de Miller como "una mujer notable, completamente poco sentimental y, a veces, despiadada".



Una joven musa

Lee Miller, Normandy, France, 1944. COURTESY LEE MILLER ARCHIVES

Según muchos relatos, la infancia de Miller fue complicada. Nació en 1937 en Poughkeepsie, Nueva York de Theodore y Florence Miller. A los siete años, un conocido de la familia la violó durante un viaje a Brooklyn y contrajo una enfermedad de transmisión sexual. Algunos académicos, incluido el curador Mark Haworth-Booth, han sugerido que su asalto puede haberla hecho más susceptible a los traumas que sufriría más adelante en la vida como resultado de sus informes de guerra.


Desde temprana edad, la fotografía siempre estuvo presente en su vida. Su carrera como modelo comenzó primero con su padre, un fotógrafo estereoscópico aficionado, para quien posó desnuda durante toda su adolescencia. Estas imágenes han sido controvertidas y muchos las han visto como una sexualización de Miller, quien aún era menor de edad cuando se tomaron algunas de estas imágenes. “Le tomó fotos que a nuestros ojos son muy dudosas”, dice la editora de moda Marion Hume en Capturing Lee Miller, un documental de 2020 dirigido por Teresa Griffiths. Penrose, el hijo del artista, calificó las obras como "una transgresión de una relación". Otros se han atrevido a reclamarlos como una especie de colaboración artística. (Miller nunca creó ninguna documentación de sus relatos de posar para las fotografías de su padre, dejando sus sentimientos sobre el tema en gran parte un misterio para los estudiosos).


En 1927, por casualidad, Miller conoció a la editorial Condé Nast, quien la descubrió en la calle de Manhattan. El encuentro condujo a la primera gran ruptura de Miller en el mundo de la moda. Ese mismo año, su rostro adornaría la portada de Vogue con una ilustración de estilo Art Deco de George Lepape. En 1928, Edward Steichen también la fotografió para la revista; Según la biógrafa de Miller, Carolyn Burke, él fue quien le sugirió que fuera a estudiar con Man Ray si quería ser fotógrafa en serio. Cuando se le preguntó en una entrevista de radio estadounidense en 1946 sobre cómo se convirtió en fotógrafa, Miller respondió de manera bastante simple: "Pensé que la mejor manera era comenzar a estudiar con uno de los grandes maestros en el campo, Man Ray".


Musa y colaboradora surrealista


En 1929, a la edad de 24 años, Miller se mudó a París y comenzó a trabajar como asistente de estudio de Man Ray. Con el tiempo, su relación profesional también dio lugar a una romántica. Bajo el aprendizaje del surrealista, fue fundamental en la invención de la técnica fotográfica de "solarización" de Man Ray, a través de la cual se invierten los tonos blanco y negro, creando un efecto de halo. Según el relato de Miller, se topó con el método durante un accidente en la habitación oscura.

Habíamos encendido accidentalmente las luces mientras revelaba una fotografía.


Más allá de las fotografías que le tomaron, Miller también está inmortalizada en una de las obras más reconocibles de Man Ray, un metrónomo adornado con una imagen de su ojo al final del ticker. En París, Miller también dirigió su propio estudio de retratos, asumiendo encargos para la edición francesa de Vogue con George Hoyningen-Huene y otros talleres de alta costura.


Miller se unió a un círculo de modernistas que incluía a Pablo Picasso, Jean Cocteau y Salvador Dalí. Mientras que el grupo de artistas, conocido por alardear de filosofías en torno a la liberación intelectual y sexual, dio la bienvenida a las mujeres como modelos y colaboradoras, muchos de los artistas masculinos hicieron obras con tintes misóginos. Man Ray no estuvo exento de estas actitudes. "También quería controlarla", comenta Burke en la película. Después de tres años, su relación terminó.


A mediados de la década de 1930, se casó con el empresario egipcio Aziz Eloui Bey y se mudó a El Cairo. El período fue formativo para Miller, quien comenzó a tomar fotografías del desierto egipcio vacío. Retrato del espacio (1937), una imagen del paisaje árido del Oasis de Siwa tomada a través de una mosquitera rota, ejemplifica su inclinación surrealista. Aunque experimentó una sensación de escapismo en Egipto, se quedó suspirando por París, y la disyunción que sintió más tarde informaría la estética desagradable de sus imágenes de guerra. "La imaginación surrealista [de Miller] se encuentra de frente con una realidad destrozada", según Burke.


En 1939, una nueva relación con el artista y autor surrealista Roland Penrose, a quien había conocido años antes en París, había llevado a Miller a Londres. En este punto, la ciudad estaba empezando a resistir los efectos destructivos de la Segunda Guerra Mundial. En la capital británica, conoció a la editora de Vogue, Audrey Withers, a quien Miller le contó su deseo de convertirse en fotoperiodista. Los dos establecieron una conexión, y la revista publicó varios ensayos fotográficos de Miller, incluido "Night Life Now" de 1943, que llevaba un subtítulo que decía: "Después del oscuro drama del trabajo de los Servicios de la Mujer". Constaba de imágenes del Servicio Territorial Auxiliar, una unidad de artillería del ejército británico compuesta exclusivamente por mujeres. Con el tiempo, las imágenes de Miller ayudarían a transformar la revista de moda orientada al lujo, que en ese momento se había encontrado mal equipada para enfrentar el momento devastado por la guerra, en una salida para noticias serias. Como lo explica Hume en Capturing Lee Miller, “Lee estaba aprovechando la oportunidad. Así que la guerra era una oportunidad ".


Miller obtuvo la acreditación como fotógrafa del ejército estadounidense a través de Condé Nast Publications en diciembre de 1942. Se asoció con Scherman, corresponsal de Life y fotógrafa de guerra establecida, y se embarcó en su nueva empresa.


En 1944, estuvo presente en la batalla de St. Malo, que vio el primer uso del bombardeo de napalm. Más tarde, también estaría presente en el bombardeo, el caos que siguió al Día D, la liberación de París, la Batalla de Alsacia y la entrada del ejército estadounidense en los campos de concentración nazis en Buchenwald y Dachau, convirtiéndose en uno de los pocos ejércitos estadounidenses. mujeres fotógrafos a la hora de ver combate.