• OCA | News

LA SUBVERSIVA CARRERA DE LA FOTÓGRAFA LEE MILLER LA LLEVÓ DE VOGUE A UNA ALEMANIA ATRAPADA EN GUERRA

Cuando la fotógrafa de guerra, modelo de moda y musa surrealista Lee Miller murió a la edad de 70 años en 1977, su nombre era conocido por unos pocos expertos en el mundo del arte. Su carrera no estuvo exenta de hitos: al trabajar con el fotoperiodista estadounidense David E. Scherman, tomó algunas de las imágenes más famosas de las atrocidades de la Segunda Guerra Mundial y posó para Man Ray y Vogue. Aun así, su reputación se quedó atrás de su importancia histórica en el arte.


Lee Miller, Self-Portrait, 1930. COURTESY SALVADOR DALI MUSEUM

POR: Angelica Villa / Art in America / Domingo 5 de Abril, 2021 / Fuente externa /

https://www.artnews.com/feature/lee-miller-photography-vogue-man-ray-1234587240/


Todo eso cambió cuando el hijo de Miller, Anthony Penrose, descubrió un vasto archivo del trabajo de su difunta madre en un ático. En 2013, se formó una fundación a nombre de Miller en Inglaterra, y más de 80.000 negativos recibieron un sitio adecuado donde los expertos e instituciones podían acceder a ellos. Desde entonces, el interés en el arte de Miller ha crecido enormemente, y este julio, el Museo Salvador Dalí en San Petersburgo, Florida, presentará una muestra centrada en sus contribuciones al movimiento artístico surrealista. Otra exposición centrada en la fotografía de moda de Miller, que tendrá lugar en su antigua casa en East Sussex, se inaugurará en mayo.



Miller habló una vez de una “inquietud” que definió su carrera, y eso puede explicar la variedad de roles que ocupó. Era modelo, musa, fotógrafa de moda y corresponsal de guerra, y parecía pasar con gracia de una versión de sí misma a la siguiente. Su sensibilidad despreocupada es evidente en una famosa imagen de 1945 que Scherman tomó de ella en un baño. Sin embargo, esa bañera no era una bañera cualquiera: pertenecía a Adolf Hitler, y Miller se había quitado la ropa poco después de fotografiar la liberación del campo de concentración de Dachau. La imagen puede leerse de más de una manera, como un momento de victoria sobre un dictador y como una recuperación del poder por parte de una musa objetivada durante mucho tiempo. Es esta imagen, la que quizás encarna más la descripción de la pintora surrealista Eileen Agar de Miller como "una mujer notable, completamente poco sentimental y, a veces, despiadada".



Una joven musa

Lee Miller, Normandy, France, 1944. COURTESY LEE MILLER ARCHIVES

Según muchos relatos, la infancia de Miller fue complicada. Nació en 1937 en Poughkeepsie, Nueva York de Theodore y Florence Miller. A los siete años, un conocido de la familia la violó durante un viaje a Brooklyn y contrajo una enfermedad de transmisión sexual. Algunos académicos, incluido el curador Mark Haworth-Booth, han sugerido que su asalto puede haberla hecho más susceptible a los traumas que sufriría más adelante en la vida como resultado de sus informes de guerra.


Desde temprana edad, la fotografía siempre estuvo presente en su vida. Su carrera como modelo comenzó primero con su padre, un fotógrafo estereoscópico aficionado, para quien posó desnuda durante toda su adolescencia. Estas imágenes han sido controvertidas y muchos las han visto como una sexualización de Miller, quien aún era menor de edad cuando se tomaron algunas de estas imágenes. “Le tomó fotos que a nuestros ojos son muy dudosas”, dice la editora de moda Marion Hume en Capturing Lee Miller, un documental de 2020 dirigido por Teresa Griffiths. Penrose, el hijo del artista, calificó las obras como "una transgresión de una relación". Otros se han atrevido a reclamarlos como una especie de colaboración artística. (Miller nunca creó ninguna documentación de sus relatos de posar para las fotografías de su padre, dejando sus sentimientos sobre el tema en gran parte un misterio para los estudiosos).


En 1927, por casualidad, Miller conoció a la editorial Condé Nast, quien la descubrió en la calle de Manhattan. El encuentro condujo a la primera gran ruptura de Miller en el mundo de la moda. Ese mismo año, su rostro adornaría la portada de Vogue con una ilustración de estilo Art Deco de George Lepape. En 1928, Edward Steichen también la fotografió para la revista; Según la biógrafa de Miller, Carolyn Burke, él fue quien le sugirió que fuera a estudiar con Man Ray si quería ser fotógrafa en serio. Cuando se le preguntó en una entrevista de radio estadounidense en 1946 sobre cómo se convirtió en fotógrafa, Miller respondió de manera bastante simple: "Pensé que la mejor manera era comenzar a estudiar con uno de los grandes maestros en el campo, Man Ray".


Musa y colaboradora surrealista


En 1929, a la edad de 24 años, Miller se mudó a París y comenzó a trabajar como asistente de estudio de Man Ray. Con el tiempo, su relación profesional también dio lugar a una romántica. Bajo el aprendizaje del surrealista, fue fundamental en la invención de la técnica fotográfica de "solarización" de Man Ray, a través de la cual se invierten los tonos blanco y negro, creando un efecto de halo. Según el relato de Miller, se topó con el método durante un accidente en la habitación oscura.

Habíamos encendido accidentalmente las luces mientras revelaba una fotografía.


Más allá de las fotografías que le tomaron, Miller también está inmortalizada en una de las obras más reconocibles de Man Ray, un metrónomo adornado con una imagen de su ojo al final del ticker. En París, Miller también dirigió su propio estudio de retratos, asumiendo encargos para la edición francesa de Vogue con George Hoyningen-Huene y otros talleres de alta costura.


Miller se unió a un círculo de modernistas que incluía a Pablo Picasso, Jean Cocteau y Salvador Dalí. Mientras que el grupo de artistas, conocido por alardear de filosofías en torno a la liberación intelectual y sexual, dio la bienvenida a las mujeres como modelos y colaboradoras, muchos de los artistas masculinos hicieron obras con tintes misóginos. Man Ray no estuvo exento de estas actitudes. "También quería controlarla", comenta Burke en la película. Después de tres años, su relación terminó.


A mediados de la década de 1930, se casó con el empresario egipcio Aziz Eloui Bey y se mudó a El Cairo. El período fue formativo para Miller, quien comenzó a tomar fotografías del desierto egipcio vacío. Retrato del espacio (1937), una imagen del paisaje árido del Oasis de Siwa tomada a través de una mosquitera rota, ejemplifica su inclinación surrealista. Aunque experimentó una sensación de escapismo en Egipto, se quedó suspirando por París, y la disyunción que sintió más tarde informaría la estética desagradable de sus imágenes de guerra. "La imaginación surrealista [de Miller] se encuentra de frente con una realidad destrozada", según Burke.


En 1939, una nueva relación con el artista y autor surrealista Roland Penrose, a quien había conocido años antes en París, había llevado a Miller a Londres. En este punto, la ciudad estaba empezando a resistir los efectos destructivos de la Segunda Guerra Mundial. En la capital británica, conoció a la editora de Vogue, Audrey Withers, a quien Miller le contó su deseo de convertirse en fotoperiodista. Los dos establecieron una conexión, y la revista publicó varios ensayos fotográficos de Miller, incluido "Night Life Now" de 1943, que llevaba un subtítulo que decía: "Después del oscuro drama del trabajo de los Servicios de la Mujer". Constaba de imágenes del Servicio Territorial Auxiliar, una unidad de artillería del ejército británico compuesta exclusivamente por mujeres. Con el tiempo, las imágenes de Miller ayudarían a transformar la revista de moda orientada al lujo, que en ese momento se había encontrado mal equipada para enfrentar el momento devastado por la guerra, en una salida para noticias serias. Como lo explica Hume en Capturing Lee Miller, “Lee estaba aprovechando la oportunidad. Así que la guerra era una oportunidad ".


Miller obtuvo la acreditación como fotógrafa del ejército estadounidense a través de Condé Nast Publications en diciembre de 1942. Se asoció con Scherman, corresponsal de Life y fotógrafa de guerra establecida, y se embarcó en su nueva empresa.


En 1944, estuvo presente en la batalla de St. Malo, que vio el primer uso del bombardeo de napalm. Más tarde, también estaría presente en el bombardeo, el caos que siguió al Día D, la liberación de París, la Batalla de Alsacia y la entrada del ejército estadounidense en los campos de concentración nazis en Buchenwald y Dachau, convirtiéndose en uno de los pocos ejércitos estadounidenses. mujeres fotógrafos a la hora de ver combate.


En 1945, Miller le escribió a Withers: “Por lo general, no tomo fotografías de horrores. Pero no crea que no todos los pueblos y áreas no son ricos en ellos ". Efectivamente, sus imágenes de las formas de violencia más espantosas de la guerra se encuentran entre las más memorables de la época. En una fotografía, un guardia de las SS muerto flota en el agua iluminada por el sol, dibujando incisivamente contrastando el terror de la carnicería con el pintoresco escenario que lo rodea.


En ese momento, ya sea intencionalmente o no, pocos en todo el mundo estaban al tanto de lo que ocurrió en los campos de concentración nazis. "¡YO TE IMPLORO PARA QUE CREER QUE ESTO ES VERDAD!" Miller escribió una vez en un telegrama a Withers, diciendo: "Espero que Vogue sienta que puede publicar estas imágenes". Sus fotografías de Buchenwald y Dachau dan testimonio de varias atrocidades, y actuaron como evidencia fría y contundente para las audiencias estadounidenses y británicas incrédulas, que vieron muchos relatos escritos de la guerra como propaganda. Para el público, la edición estadounidense de Vogue de junio de 1945 imprimió las fotos del campo de exterminio de Miller, junto con un mensaje directo: "Créalo".


Entonces, como ahora, Vogue tenía la reputación de publicar artículos de moda brillantes centrados en la ropa de mujer, y estas imágenes ciertamente se encuentran entre las más gráficas jamás impresas en sus páginas. Miller describió una vez la frustración de estar incómodamente alojado entre los reinos de la fotografía de moda y el fotoperiodismo, escribiendo: "Estoy ocupado haciendo documentos, no arte".


Irónicamente, sin embargo, la fotografía más famosa de la época que involucró a Miller en su creación no fue de su autoría. Fue tomada por Scherman el 30 de abril de 1945, en las horas posteriores a la liberación de Dachau. Miller y Scherman se encontraron en el apartamento de Hitler en Munich, que acababa de ser allanado por Estados Unidos.

soldados y ahí fue donde produjeron su famosa imagen de bañera. (Sin que ellos lo supieran en ese momento, ese día más tarde pasaría a la historia como el que Hitler se suicidó). Fue publicado en Vogue junto con una imagen similar de Scherman en el baño que fue largamente olvidada. Para Scherman, la escena que se muestra en la foto, una alfombra de baño sucia flanqueada por un retrato propagandístico del dictador en el borde de la bañera, representaba "el último mito de Hitler".


A pesar de la aparente frivolidad de la fotografía, la violencia se estaba produciendo a su alrededor a medida que las fuerzas aliadas se acercaban más a Alemania. El 18 de abril de 1945, Miller filmó la escena del vicealcalde oficial nazi Ernst Kurt Leizpig y el suicidio de su familia en el ayuntamiento de Munich. Una imagen de la hija de Leizpig, Regina Lisso, que murió por envenenamiento con cianuro, frente a sus padres, es uno de los retratos más inquietantes de Miller. (Cuando se publicó en Vogue, iba acompañado de un texto que comentaba los "dientes extraordinariamente bonitos" de la adolescente y su uniforme de enfermera). Es en estas imágenes donde se fusionan la educación surrealista de Miller y el glamour de los retratos de moda de Vogue. “El ojo surrealista de Lee siempre estuvo presente. Inesperadamente, entre el reportaje, el barro, las balas, encontramos fotografías donde la irrealidad de la guerra adquiere una belleza casi lírica ”, ha escrito Penrose. "Reflexionando, me doy cuenta de que la única formación significativa de un corresponsal de guerra es ser primero surrealista, luego nada en la vida es demasiado inusual".


Man Ray, Lee Miller, 1929. CHRISTIE'S

"Ella quería olvidar"


Hacia el final de su vida, Miller se mudó a la campiña inglesa, en East Sussex, con Roland Penrose. Tuvo su primer hijo a la edad de 40 años, sufrió episodios de depresión y luchó contra el alcoholismo. "No podía creer que ella hubiera sido la misma persona que creó este material", dijo Anthony Penrose sobre su madre, cuyas imágenes de la Segunda Guerra Mundial a los retratos de Vogue que nunca había visto durante su vida.


Según la familia y los directores del archivo, los de su círculo querían seguir promocionando su trabajo, pero ella se negó. “Ella quería seguir adelante. Quería olvidar ", dice Ami Bouhassane, nieta de Miller y co directora del archivo del fotógrafo, en Capturing Lee Miller.


La transformación de Miller, desde el ámbito de la moda hasta la artista surrealista y la reportera de guerra, completó el círculo en muchas de sus imágenes de finales de su carrera. A su regreso de Europa a Nueva York en 1932, le comentó a un periodista del New York World-Telegram, en respuesta a preguntas sobre su carrera como modelo de moda, "Prefiero tomar una foto que ser una".



PHOTOGRAPHER LEE MILLER’S SUBVERSIVE CAREER TOOK HER FROM VOGUE TO WAR-TORN GERMANY


When war photographer, fashion model and Surrealist muse Lee Miller died at the age of 70 in 1977, her name was known to a select few experts in the art world. Her career was not without its milestones: working with American photojournalist David E. Scherman, she took some of the most famous images of World War II–era atrocities, and she posed for Man Ray and Vogue. Still, her reputation lagged behind her art-historical significance.


That all changed when Miller’s son, Anthony Penrose, uncovered a vast archive of his late mother’s work in an attic. In 2013, a foundation in Miller’s name was formed in England, and more than 80,000 negatives were given a proper site where experts and institutions could access them. Since then, interest in Miller’s art has grown vastly, and this July, the Salvador Dalí Museum in St. Petersburg, Florida will stage a show focused on her contributions to the Surrealist art movement. Another exhibition focused on Miller’s fashion photography, which will take place at her former home in East Sussex, will open in May.



Miller once spoke of a “restlessness” that defined her career, and that may account for the variety of roles she occupied. She was a model, a muse, a fashion photographer, and a war correspondent, and she seemed to gracefully move from one version of herself to the next. Her freewheeling sensibility is evident in a famed 1945 image Scherman took of her in a bath. That tub was not just any tub, however—it belonged to Adolf Hitler, and Miller had shed her clothes not long after photographing the liberation of the Dachau concentration camp. The image can be read in more ways than one—as both a moment of victory over a dictator and a reclamation of power by a long-objectified muse. It is this image, which perhaps most embodies Surrealist painter Eileen Agar description of Miller as “a remarkable woman, completely unsentimental, and sometimes ruthless.”


A Young Muse

By many accounts, Miller’s childhood was a complicated one. She was born in 1937 in Poughkeepsie, New York to Theodore and Florence Miller. At age seven, she was raped by a family acquaintance during a trip to Brooklyn and contracted a sexually transmitted disease. Some scholars, including curator Mark Haworth-Booth, have suggested that her assault may have made her more susceptible to the traumas she would endure later in life as a result of her war reporting.


From an early age, photography had always been present in her life. Her modeling career began first with her father, an amateur stereoscopic photographer, for whom she posed nude throughout her adolescence. These images have been controversial, and many have viewed them as sexualizing Miller, who was still a minor when some of these pictures were taken. “He took pictures of her that to our eyes are very dubious,” fashion editor Marion Hume says in Capturing Lee Miller, a 2020 documentary directed by Teresa Griffiths. Penrose, the artist’s son, called the works “a transgression of a relationship.” Others have staked a claim for them as a kind of artistic collaboration. (Miller never created any documentation of her accounts of posing for her father’s photographs, leaving her feelings on the topic largely a mystery for scholars.)

In 1927, by coincidence, Miller met publisher Condé Nast, who discovered her on the street in Manhattan. The encounter led to Miller’s first major break in the fashion world. That same year, her face would grace the cover of Vogue in an Art Deco–style illustration by George Lepape. By 1928, Edward Steichen photographed her for the magazine as well; according to Miller’s biographer, Carolyn Burke, he was the one to suggest she go study with Man Ray if she were serious about becoming a photographer herself. When asked in an American radio interview in 1946 about how she became a photographer, Miller responded rather simply: “I thought the best way was to start out studying with one of the great masters in the field, Man Ray.”


Surrealist Muse and Collaborator

By 1929, at the age of 24, Miller had moved to Paris and begun working as Man Ray’s studio assistant. Eventually, their professional relationship also led to a romantic one. Under the Surrealist’s apprenticeship, she was instrumental in inventing Man Ray’s “solarization” photographic technique, through which black and white hues are reversed, creating a halo-like effect. By Miller’s account, she happened upon the method during an accident in the dark room—she had accidentally turned on the lights while developing a photograph.

Beyond the photographs taken of her, Miller is also immortalized in one of Man Ray’s most recognizable works, a metronome adorned with a picture of her eye at the end of the ticker. In Paris, Miller also ran her own portrait studio, taking on commissions for the French edition of Vogue with George Hoyningen-Huene and other couture ateliers.

Miller fell in with a circle of modernists that included Pablo Picasso, Jean Cocteau, and Salvador Dalí. While the group of artists, known for boasting philosophies around intellectual and sexual liberation, welcomed women as both models and collaborators, many of the male artists made work with misogynistic overtones. Man Ray was not exempt from these attitudes. “He also wanted to control her,” Burke remarks in the film. After three years, their relationship ended.

By the mid-1930s, she had married Egyptian businessman Aziz Eloui Bey and moved to Cairo. The period was a formative one for Miller, who began taking pictures of the empty Egyptian desert. Portrait of Space (1937), an image of the arid landscape of the Siwa Oasis shot through a torn fly screen, exemplifies her Surrealist bent. Although she experienced a sense of escapism in Egypt, she was left pining for Paris, and the disjunction she felt would later inform her war imagery’s off-putting aesthetic. “[Miller’s] Surrealist imagination meets a shattered reality head-on,” according to Burke.


By 1939, a new relationship with Surrealist artist and author Roland Penrose, whom she’d met years earlier in Paris, had brought Miller to London. At this point, the city was just beginning to weather the destructive effects of World War II. In the British capital, she met the editor of Vogue, Audrey Withers, whom Miller told of her desire to become a photojournalist. The two established a connection, and the magazine went on to publish several photo-essays by Miller, including 1943’s “Night Life Now,” which bore a sub-headline reading, “After dark drama of the work of the Women’s Services.” It comprised images of the Auxiliary Territorial Service, an all-female British Army artillery unit. Eventually, Miller’s images would help to transform the luxury-oriented fashion magazine, which at the time had found itself ill-equipped to meet the war-torn moment, into an outlet for serious news. As Hume explains it in Capturing Lee Miller, “Lee was seizing opportunity. So war was opportunity.”

Miller became accredited as a photographer with the American army through Condé Nast Publications in December 1942. Partnering with Scherman, a Life correspondent and an established war photographer, she embarked on her new venture.

In 1944, she was present for the battle of St. Malo, which saw the first use of napalm bombing. Later, she would also be present at the blitz, the chaos following D-Day, the liberation of Paris, the Battle of Alsace, and the U.S. military’s entry into Nazi concentration camps at Buchenwald and Dachau, becoming one of only a few U.S. army women photographers at the time to see combat.

In 1945, Miller wrote to Withers, “I usually don’t take pictures of horrors. But don’t think that every town and every area isn’t rich with them.” Sure enough, her images of war’s most gruesome forms of violence are among her most memorable ones from the era. In one photograph, a dead SS guard floats in sunlit water, incisively drawing contrasting the terror of carnage with the picturesque setting surrounding it.

At the time, whether willfully or not, few worldwide were aware of what took place in Nazi concentration camps. “I IMPLORE YOU TO BELIEVE THIS IS TRUE!” Miller once wrote in a telegram to Withers, saying, “I hope Vogue will feel that it can publish these pictures.” Her photographs of Buchenwald and Dachau bear witness to various atrocities, and the acted as cold, hard evidence for disbelieving American and British audiences, who saw many written accounts of the war as propaganda. To the public, the American edition of Vogue from June 1945 printed Miller’s death camp photos, along with a direct message: “Believe It.”

Then as now, Vogue had a reputation for publishing glossy fashion spreads focused on women’s wear, and these images certainly rank among the most graphic ones ever printed in its pages. Miller once described the frustration of being uncomfortably lodged between the realms of fashion photography and photojournalism, writing, “I’m busy making documents, not art.”

Ironically, however, the most famous photograph from the era involving Miller in its making was not one authored by her. It was taken by Scherman on April 30, 1945, in the hours following the liberation of Dachau. Miller and Scherman found themselves in Hitler’s Munich apartment, which had just been raided by U.S. soldiers and that was where they produced their famed bathtub picture. (Unbeknownst to them at the time, that day would later go down in history as the one that Hitler committed suicide.) It was published in Vogue along with an image of similar image of Scherman in the bath that was long forgotten. For Scherman, the scene shown in the photo—a soiled bathmat flanked by a propaganda portrait of the dictator on the tub’s edge—represented “the last of the Hitler myth.”

Despite the photograph’s apparent levity, violence was taking place all around them as allied forces pressed closer into Germany. On April 18, 1945, Miller shot the scene of Nazi official deputy mayor Ernst Kurt Leizpig and his family’s suicide at Munich’s town hall. An image of Leizpig’s daughter, Regina Lisso, who died by cyanide poisoning, laying across from her parents ranks as one of Miller’s most haunting portraits. (When it was published in Vogue, it was accompanied by text remarking on the teenager’s “extraordinarily pretty teeth” and her nurse’s uniform.) It is in these images, Miller’s Surrealist education and the glamour of Vogue fashion portraits merge. “Lee’s Surrealist eye was always present. Unexpectedly, among the reportage, the mud, the bullets, we find photographs where the unreality of war assumes an almost lyrical beauty,” Penrose has written. “On reflection I realize that the only meaningful training of a war correspondent is to first be a Surrealist—then nothing in life is too unusual.”

Man Ray, Lee Miller, 1929.CHRISTIE'S

‘She Wanted to Forget’

Toward the end of her life, Miller moved to the English countryside, in East Sussex, with Roland Penrose. She had her first child at the age of 40, and she suffered bouts of depression and struggled with alcoholism. “I could not believe she had been the same person that created this material,” Anthony Penrose said of his mother, whose images of WWII to Vogue portraits he’d never seen during her lifetime.

According to family and the archive’s directors, those in her circle wanted to promote her work further, but she refused. “She wanted to move on. She wanted to forget,” Ami Bouhassane, Miller’s granddaughter and co-director of the photographer’s archive, says in Capturing Lee Miller.

Miller’s transformation—from the fashion realm, to Surrealist artist, to war reporter—came full circle in many of her late-career images. On her return from Europe to New York in 1932, she remarked to a journalist for the New York World-Telegram, in response to queries on her fashion modeling career, “I’d rather take a picture than be one.”

  • Facebook
  • YouTube
  • Instagram
OCA _ News logo.png

OSSAYE CASA DE ARTE | FUNDACIÓN DE ARTE CONTEMPORÁNEO

PERIDIÓDICO / REVISTA DE ARTES VISUALES

OCA | News: 05

OCA | News: 05

FEB./MAR./ ABR.: 2020 Ossaye Casa de Arte, (OCA) reflexiona sobre el inicio de este nuevo año 2020, entendiendo las necesidades de enfocarlo a través de un hilo conductor in crescendo, con brillantez, a propósito de mostrar los potenciales de las artes en el país. Asimilar las plataformas expositoras donde reside la cultura real, con autenticidad de valores que permee los sentidos. Es imperativo el desarrollo de la cultura visual, y la presentación del pensamiento creativo.

OCA | News: 04

OCA | News: 04

OCT. / NOV. / DIC. / 2019 La presente publicación se la dedicamos a un artista en especial, que habita entre nosotros y reside en las galaxias, el artista visual: Jorge Pineda. Maravilloso!, dentro y fuera de nuestro mapa isla, ciudad. Por siempre destacarse por sus excelencias, por ello sus méritos. Para OCA, es un privilegio contar su historia en un diálogo y lenguaje que nos permite analizar mejor el pensamiento creativo de este artista.

OCA | News: 03

OCA | News: 03

JUL./ AGOT./ SEP. 2019 En esta edición le rendimos  homenaje póstumo a Belkis Ramírez, artista visual dominicana.  Donde tratamos los temas de la 78va. Edición de la Feria del Libro de Madrid, España. La Bienal de La Habana, 2019 / La 58 Bienal de Venecia, 2019 / Premio Diario Libre Contemporáneo, 2019 / El Arte público; entre otras noticias y destacadas exhibiciones del acontecer del arte nacional y del extranjero.

OCA | News: 02

OCA | News: 02

Marzo / Abril / Mayo: 2018 Una plataforma editorial impresa con Web-digital, especializada en las noticias de las artes visuales contemporáneas de punta, nacional e internacional. En su inicio tendrá un periódico de circulación trimestral ( 4 veces al año ) el cual contará con espacios para anunciantes corporativos e institucionales, vinculado al arte y la cultura con interacción directa a nuestro portal  oficial:

OCA | News: 01

OCA | News: 01

OCT./ NOV. / DIC.: 2018 Por razones culturales, entiende Ossaye Casa de Arte (OCA), se hace necesario llenar espacios en los ámbitos de las artes visuales; por lo cual decide aprestarse a la creación de una nueva plataforma digital e impresa, para, desde allí, formular y replantear las tendencias y modos de ver, entendiendo que hay nuevos códigos globales del arte, los cuales Una Colección de Concurso: XXVII Concurso de Arte Eduardo León Jimenes

VALOR PARA TODOS
Grupo Rizek
Banco Central
Ángel Rivera  |  Tapices  Urgentes
Alvarez y Sanchez
KAH-KOW-1962x326-PX.jpg
  • OCA-LOGO Ciculo.png
  • White Facebook Icon
  • White Google+ Icon
  • White Instagram Icon
  • White LinkedIn Icon
  • White Pinterest Icon
  • White RSS Icon
OCA _ News logo white.png

OSSAYE CASA DE ARTE | FUNDACIÓN DE ARTE CONTEMPORÁNEO

PERIDIÓDICO / REVISTA DE ARTES VISUALES

OSSAYE CASA DE ARTE  (OCA)

Fundación de Arte Contemporáneo

OCA | News  / DIVISIÓN OSSAYE CASA DE ARTE

 

DIRECTOR OCA | News: 

Ángel Ricardo Rivera

 

SUBDIRECTORA OCA | News:

María del Carmen Ossaye

 

DIRECCIÓN DE ARTE

Ángel Ricardo Rivera

 

COLABORADORES

Marianne de Tolentino |  María Elena Ditrén |  Pedro Delgado Malagón |  Emely Cruz  |  Paula Gómez  |  Abil Peralta | Odalis Pérez | Centro León | Mirna Guerrero |  Museo Bellapart | Carlos Acero   |  Margarita Rodríguez Auffant | Rhina Ibert |  César Miguel

FOTOGRAFÍA

Mariano Hernández

VIDEO | AUDIO

Kenny Luna I Yancarlos Infante

DIRECTORA DE MERCADO

María del Carmen Ossaye

JEFE DE PUBLICIDAD

Ángel Ricardo Rivera

RELACIONES PÚBLICAS

María del Carmen Ossaye

DISTRIBUCIÓN Y MARKETING

Dielka Muñoz

PRODUCCIÓN

Ossaye Casa de Arte | OCA

CORRECCIÓN DE ESTILO

Rafael Leonardo  |  Fidel Munnigh

IMPRESIÓN

Amigo del Hogar

NOTICIAS INTERNACIONALES

Fuentes externas: Miami / New York  / España / Argentina/ Inglaterra

DIRECCIÓN: GALERÍA  / OFICINAS

José Joaquín Pérez #1 Gascue | Santo Domingo, Rep. Dom.

PAGINA WEB: 

www.ossayecasadearte.com  |  809.696.8008 / 809.756.4100

DIRECCIÓN ELECTRÓNICA

artesensantodomingo@gmail.com  |  angelrivera.studio@gmail.com

OSSAYE CASA DE ARTE (OCA)

Incorporada: Resolución # 00114 | Regisro de RNC / No. 430-16792-4

OSSAYE CASA DE ARTE  (OCA)

Fundación de Arte Contemporáneo

OCA | News  / DIVISIÓN OSSAYE CASA DE ARTE

 

DIRECTOR OCA | News: 

Ángel Ricardo Rivera

 

SUBDIRECTORA OCA | News:

María del Carmen Ossaye

 

DIRECCIÓN DE ARTE

Ángel Ricardo Rivera

 

COLABORADORES

Marianne de Tolentino |  María Elena Ditrén |  Pedro Delgado Malagón |  Emely Cruz  |  Paula Gómez  |  Abil Peralta | Odalis Pérez | Centro León | Mirna Guerrero |  Museo Bellapart | Carlos Acero   |  Margarita Rodríguez Auffant | Rhina Ibert |  César Miguel

FOTOGRAFÍA

Mariano Hernández

VIDEO | AUDIO

Kenny Luna I Yiancarlos Infante

DIRECTORA DE MERCADO

María del Carmen Ossaye

JEFE DE PUBLICIDAD

Ángel Ricardo Rivera

RELACIONES PÚBLICAS

María del Carmen Ossaye

DISTRIBUCIÓN Y MARKETING

Dielka Muñoz

PRODUCCIÓN

Ossaye Casa de Arte | OCA

CORRECCIÓN DE ESTILO

Rafael Leonardo  |  Fidel Munnigh

IMPRESIÓN

Egraf Especialidades

Gráficas Morán & Asociados C. x A.

NOTICIAS INTERNACIONALES

Fuentes externas: Miami / New York  / España

DIRECCIÓN: GALERÍA  / OFICINAS

José Joaquín Pérez #1 Gascue | Santo Domingo, Rep. Dom.

PAGINA WEB: 

www.ossayecasadearte.com  |  809.696.8008 / 809.756.4100

DIRECCIÓN ELECTRÓNICA

artesensantodomingo@gmail.com  |  angelrivera.studio@gmail.com

OSSAYE CASA DE ARTE (OCA)

Incorporada: Resolución # 00114 | Regisro de RNC / No. 430-16792-4