• OCA | News

El triunfo de la cultura, del arte, del espíritu, se celebró ayer en Santiago, RD. En el acto de ape


Salón de exposiciones del Centro León

Palabras de la señora María Amalia León, directora Fundación Eduardo León Jimenes y del Centro León, en el acto de apertura del 27 Concurso de Artes Eduardo León Jimenes.

Buenas noches:

Tengan todos y cada uno de ustedes la más cálida de las bienvenidas a la vigésimo séptima edición de este Concurso, principio de todo lo que somos como Fundación León Jimenes y como Centro León.

Hoy respiro y miro juventud por todos lados, y en estos tiempos eso no es poca cosa. Si es verdad aquello de que las artes suelen ser esas ventanas que se abren para que la luz universal y el aire trascendente entren en cada comunidad, aleteando con su zumbido el andar de las ideas, el movimiento giratorio de la tierra, el caminar de los espíritus, el crisol de las épocas, eventos como este Concurso tienen una misión sagrada en la historia de cada sociedad. Y eso es suficiente, creo, para llenarnos de júbilo y compromiso cada vez que pensamos y trabajamos para que días como este lleguen.

Estar aquí significa para la Fundación León Jimenes y para el Centro León, no solo una reiteración permanente de nuestros valores fundadores, sino también, y yo diría sobre todo: una oxigenación vital a todos nuestros esfuerzos y razón de ser como trabajadores de la cultura.

Desde 1964, fecha de la primera edición del evento, una foto icónica de Paul Giudicelli recibiendo el certificado de premiación de mi tío Eduardo León Asensio, le ponía rostro a toda una generación de artistas que jugarían un rol fundamental en las artes nacionales, una cohorte histórica que protagonizaría por décadas el arte moderno en República Dominicana. Hoy, la juventud como ímpetus de la diversidad y actitud ante la vida, no ha faltado a la cita. Y para ser más precisa, me voy a remitir a unos cuántos números:

Para este concurso, se inscribieron 256 artistas, provenientes de 17 de las 32 provincias del país y una representación significativa de dominicanos residiendo en el exterior. Más de ocho nacionalidades estuvieron presentes en el certamen, provenientes de artistas residentes en nuestro país. 55% de los participantes son menores de 35 años, y uno de cada cinco tiene menos de 45 años.

En cuanto a los 19 artistas seleccionados, 10 son mujeres; del total de finalistas, 9 provienen de la diáspora dominicana, y 8 tienen menos de 40 años. Esto nos dice mucho. Primero nos habla de la confianza que tienen los jóvenes artistas en un Concurso de más de 50 años de existencia.

También estas cifras nos hablan de cómo las artes pueden lograr lo que se le hace un poco difícil al mundo de hoy alcanzar: cohesión y representación. Sin dudas, la desigualdad social, y la inequidad que la fomenta, está erosionando las bases del indispensable vínculo humano que como sociedad debiera definirnos en cada momento. Pero para conquistar esa meta de todos los días, deben existir los canales institucionales y la conciencia y saber del liderazgo de sus responsabilidades ante ese objetivo.

Desde la Fundación León Jimenes, la emisora Raíces, y este Centro León, consideramos las artes como un medio de comunicación para encontrarnos, como un mecanismo de volver a cierta fraternidad a partir de la apertura de oportunidades reales y equitativas de convivencia para todos. Ese es el tipo de poder que tienen las artes y este concurso toma en cuenta de manera legítima esos factores democráticos como componentes esenciales en cualquier evento de esta naturaleza.

Debo destacar que por segunda vez consecutiva, contamos en este 27 Concurso con la Dimensión Caribe, espacio dedicado al desarrollo de una obra de un artista del Caribe que se realiza en las tres semanas previas al Concurso y que, en esta oportunidad, está a cargo de la artista Guadalupeña Minia Biabiany, quien nos acompaña gracias a las relaciones de colaboración con el Museo Memorial Acte y la Embajada de Francia en Santo Domingo.

Tenemos la profunda convicción, que la idea inicial de 1964 se fortalece cada vez más, a través de la renovación de las bases, las cuales buscamos en cada ocasión poner más cerca del momento histórico que rodea cada edición. Queremos un concurso más dinámico, más caribeño, más cerca de la gente, y creo no equivocarme si digo que lo vamos logrando, gracias al esfuerzo de muchas personas.

En primer lugar, a nuestro reconocido jurado integrado por: la dominicana Carmen Ramos, el guatemalteco Emiliano Valdés y el venezolano José Luis Blondet, su inteligencia y ardua labor hicieron posible este día y reiterar la tradición de rigor y asertividad del evento. Nuestro reconocimiento y gratitud sincera.

Para la Cervecería Nacional Dominicana, por el apoyo brindado de manera constante a todas estas iniciativas a lo largo de las pasadas ediciones.

Al equipo curatorial, de investigación y de organización del evento, mi admiración por hacer de este concurso uno de los más pedagógicos y estructurados de los últimos años.

El ámbito educativo tiene como tarea fundamental plantear el museo como espacio plural y abierto para una continua construcción de significados. En este sentido, las producciones artísticas contemporáneas dan lugar a la participación y a incertidumbres más que a certezas, generando oportunidades para que los públicos establezcan conexiones y construyan su propio conocimiento.

Se trata de favorecer con los públicos una práctica educativa constructiva, en la que se establecen espacios de conversación, colaboración y vinculación para desarrollar aprendizajes significativos y contribuir al fortalecimiento de determinadas competencias comunicativas y de pensamiento lógico, creativo y crítico. Así, la exposición integra un espacio creativo con su propuesta de ejercicios, un área de lectura e investigación en Mediateca y guías didácticas para conocer el concurso y, con él, algo más de las artes visuales dominicanas.

Y por supuesto debo agradecer a nuestros artistas, razón de ser institucional de cada uno de nosotros, nuestro más profundo agradecimiento por continuar trabajando y motivando nuestros días. Con sus trabajos, expuestos en esta esmerada sala de exposiciones, ustedes le están entregando al colectivo nacional dominicano y a quienes nos visiten, una asombrosa muestra de creatividad e imaginación.

Solo espero que estos esfuerzos sean cada vez más en provecho no solo de la comunidad de artistas, sino también del fomento que necesitamos para construir en permanencia una mejor nación. Que disfrutemos de esta noche. Que el maravillarnos sea nuestra recompensa, que la felicidad se constituya en sentimiento fértil, y que la reflexión nos convide a la trascendencia, para que al concluir esta noche podamos salir impregnados de inspiración y así contagiar inspirando.

Muchas gracias.

Artistas participantes con la Sra. León

The triumph of culture, art, spirit, was held yesterday in Santiago, RD. At the opening ceremony of the 27th Eduardo León Jimenes Arts Contest, with the wonderf