• OCA | News

Barron’s encuentra oportunidades en el arte cubano contemporáneo

El principal periódico financiero de Estados Unidos ve el arte cubano como una inversión infravalorada.

Por Cuban Art News |

https://cubanartnews.org/es/2019/10/19/barron-encuentra-oportunidades-en-el-arte-cubano-contemporaneo/

Como parte de su cobertura, el periódico financiero semanal estadounidense Barron’s brinda asesoramiento sobre gestión de patrimonios a inversores de alto calibre, incluidas oportunidades de crecimiento potencial en campos no financieros.

Ahora, Barron’s ha descubierto el arte cubano contemporáneo.

En un artículo titulado “Cuban Art Has Its Moment in the Spotlight” (“El arte cubano en el centro de atención»), el escritor Michael Magers traza un paralelismo entre la escena artística contemporánea de Cuba y el arte chino contemporáneo a principios de la década de 2000.

«Las casas de subastas en los Estados Unidos y en otros lugares están comenzando a presentar a los cubanos, y los precios están en aumento», escribe. «Artistas establecidos como [Roberto] Fabelo, el pintor Carlos Alfonzo y el multidisciplinario Manuel Mendive ahora ocupan catálogos de subastas junto a luminarias cubanas del siglo XX como Wifredo Lam».

El artículo de Barron’s destaca a Fabelo, cuya pintura Volutas de 2015 se vendió por US$300,000 en la venta latinoamericana de Christie en mayo pasado, un 50 por ciento por encima de su alta estimación de US$200,000 y un precio récord de subasta para el artista. (Todos los precios indicados incluyen la prima del comprador). Magers describe esta venta como «un momento decisivo para el arte cubano».

Pero Fabelo no es el único. La misma venta de Christie tuvo una venta récord para Water Seeds, un lienzo de gran tamaño de 1988-89 de Carlos Alfonzo. Estimado en US$100,000– $150,000, la pintura más que duplicó su cifra más alta para llegar a US$350,000.

En los últimos dos años, otros artistas cubanos establecieron récords en una subasta, incluidos Los Carpinteros (Dagoberto Rodríguez, Marco Castillo, Alexandre Arrechea), cuyo ensamblaje de 1995, Catedral, recaudó más de US$450,000 en la venta de Christie’s en mayo de 2018. En esa venta, Mendive alcanzó seis cifras, un récord de subasta, con Occuni (2003).

Y en 2017, Carmen Herrera, la artista abstracta de origen cubano, rompió la marca del millón de dólares con Untitled (Orange and Black) / Sin título (naranja y negro) (1956), que alcanzó US$1,179,000 en la venta internacional contemporánea de Phillips en noviembre.

Los resultados de las subastas de Herrera subrayan la interacción dinámica de museos, galerías y casas de subastas en el crecimiento internacional del arte cubano. El año anterior a su venta récord, Herrera había sido objeto de una importante exposición en el Whitney Museum of Art in New York. Más recientemente, una exposición retrospectiva de la maestra grabadora Belkis Ayón ha estado recorriendo museos de EE. UU. desde principios de 2017, incluida una parada en El Museo del Barrio en Manhattan que obtuvo una excelente crítica en el New York Times.

Esa mayor atención puede haber contribuido al aumento casi diez veces mayor en el precio de venta del colograma de 1993 de Ayón Sin título (Sikán con puntas blancas). Presentada en la subasta “New Now” («Nuevo ahora») de Phillips en septiembre de 2018, la pieza, estimada en un modesto US$3,000– $5000, se vendió por US$47,500.

«El arte cubano contemporáneo sigue siendo el secreto mejor guardado en el mercado del arte», dice el coleccionista Howard Farber, editor de Cuban Art News.

Antes de coleccionar arte cubano, Farber reunió una aclamada colección de arte chino contemporáneo a fines de los años 90 y 2000. Una venta en 2008 de obras de esa colección en Phillips en Londres todavía tiene el récord de una subasta de un solo coleccionista de arte contemporáneo chino.

«Hay muchas similitudes entre los mercados de arte emergentes de China y Cuba a fines de la década de 1980, después de la apertura del diálogo con los Estados Unidos en 2015», continúa Farber. «Aunque con treinta años de diferencia, ambas épocas vieron cómo el arte y los artistas estallaron con nuevo entusiasmo, habilidades extraordinarias y acceso a materiales y mercados». «Los coleccionistas toman nota», concluyó Farber. «Esta es una oportunidad infravalorada y bien merecida».

Otros artistas cubanos en el circuito internacional de museos pueden estar disfrutando de una mejora en el valor del mercado del arte. Covered in Time and History: The Films of Ana Mendieta («Cubierto en tiempo e historia: Los filmes de Ana Mendieta), una exposición que se estrenó en 2015, continuó su gira hasta enero de este año, cerrando en el Jeu de Paume en París después de presentaciones en Alemania, Suecia y varios museos de EE. UU. Las exposiciones grupales de referencia como Adiós Utopía: Dreams and Deceptions in Cuban Art Since 1950 y el festival Artes de Cuba en el Centro Kennedy para las Artes Escénicas han hecho que los artistas cubanos sean más conocidos en los Estados Unidos e internacionalmente.

El recien reabierto Museo de Arte Moderno de Nueva York refleja esta creciente conciencia del arte cubano como parte del mundo internacional del arte contemporáneo. La instalación principal de las galerías de la colección permanente incluye obras de Mendieta, Herrera y Félix González-Torres. Una obra de Allora y Calzadilla está a la vista en Surrounds: 11 Installations («Alrededores: 11 instalaciones») en el sexto piso del museo, y una pequeña escultura de Sandú Darié, ca. 1950, se incluye en la exposición «Artist’s Choice» en el quinto piso.

Al mismo tiempo, las ambiciosas exhibiciones en galerías como Concrete Cuba, presentadas en 2016 en David Zwirner, y Constructing Her Universe: Loló Soldevilla, que cerrarán hoy en la Sean Kelly Gallery en Nueva York, continúan educando al público estadounidense sobre la historia del arte cubano.

«De nuestras ofertas de arte latinoamericano, el arte cubano en particular siempre atrae mucho interés y hemos construido una sólida base de clientes o coleccionistas que buscan obras de artistas cubanos», dice Valentina García, especialista en siglo XX y arte contemporáneo y arte latinoamericano en Phillips.

«Creo que algunos artistas cubanos, así como artistas latinoamericanos en general, están un poco infravalorados», continúa García. «Sin embargo, hemos visto un creciente interés en esta área del mercado por parte de museos y galerías internacionales, ya que cada vez más instituciones buscan incluir artistas de esta región en sus programas. Esta mayor atención definitivamente asegura a los coleccionistas más confianza al comprar una obra».

Incluso el arte de performance, una reto para todos los coleccionistas, está ganando exposición internacional. El año pasado, Tania Bruguera presentó importantes proyectos de performance en el MoMA y en la Tate Modern de Londres. Artistas más jóvenes como Carlos Martiel y Susana Pilar Delahante también están ganado también la atención internacional, Martiel por sus obras de performance como Hijo Pródigo (2010) y Under Occupation (2019), presentadas en el cuarto Vancouver Beinnale, y Delahante por obras como Dibujo intercontinental (2017), presentada en Venecia durante la Bienal de 2017.

El artículo de Barron’s señala al galerista de Nueva York Bryant Toth como una figura que ayuda a «crear lazos entre el gran talento y el acceso limitado al mercado, que es el único desafío que presenta Cuba».

A principios de este año, el sitio web y base de datos del mercado de arte francés Artprice también señaló una tendencia positiva para el arte cubano contemporáneo. Teniendo en cuenta esto, el artículo de Barron’s presenta un fuerte criterio sobre el arte contemporáneo cubano como una atractiva inversión tanto para coleccionistas de modesto patrimonio como multimillonarios.

The main financial newspaper of the United States sees Cuban art as an undervalued investment.

https://cubanartnews.org/es/2019/10/19/barron-encuentra-oportunidades-en-el-arte-cubano-contemporaneo/

By Cuban Art News | October 19, 2019


As part of its coverage, the US weekly financial newspaper Barron’s provides wealth management advice to high-caliber investors, including potential growth opportunities in non-financial fields.

Now, Barron’s has discovered contemporary Cuban art.

In an article entitled “Cuban Art Has Its Moment in the Spotlight”, the writer Michael Magers draws a parallel between Cuba's contemporary art scene and contemporary Chinese art in the early 2000s

"Auction houses in the United States and elsewhere are beginning to present to Cubans, and prices are rising," he writes. «Artists established as [Roberto] Fabelo, the painter Carlos Alfonzo and the multidisciplinary Manuel Mendive now occupy auction catalogs alongside Cuban luminaries of the 20th century such as Wifredo Lam».

Barron's article highlights Fabelo, whose 2015 Volutas painting sold for $ 300,000 in Christie's Latin American sale last May, 50 percent above its high estimate of $ 200,000 and a record auction price for the artist . (All prices indicated include the buyer's premium). Magers describes this sale as "a decisive moment for Cuban art."

But Fabelo is not the only one. Christie's same sale had a record sale for Water Seeds, a large canvas from 1988-89 by Carlos Alfonzo. Estimated at US $ 100,000– $ 150,000, the painting more than doubled its highest figure to reach US $ 350,000.

In the past two years, other Cuban artists set records at auction, including Los Carpinteros (Dagoberto Rodríguez, Marco Castillo, Alexandre Arrechea), whose 1995 assembly, Catedral, raised more than US $ 450,000 in Christie's sale in May 2018 In that sale, Mendive reached six figures, an auction record, with Occuni (2003).

And in 2017, Carmen Herrera, the abstract artist of Cuban origin, broke the million dollar mark with Untitled (Orange and Black) / Untitled (orange and black) (1956), which reached US $ 1,179,000 in the contemporary international sale of Phillips in November.

The results of Herrera's auctions underline the dynamic interaction of museums, galleries and auction houses in the international growth of Cuban art. The year before its record sale, Herrera had been the subject of a major exhibition at the Whitney Museum of Art in New York. More recently, a retrospective exhibition by master recording artist Belkis Ayón has been tour