• OCA | News

Fallece Christo, el artista que envolvió el mundo, a los 84 años.

El artista búlgaro, conocido por sus espectaculares intervenciones en edificios y monumentos, logró acercar el arte contemporáneo a un público masivo

https://elpais.com/cultura/2020-05-31/fallece-christo-a-los-84-anos-el-artista-que-envolvio-el-mundo.html

ÁLEX VICENTE|JOSÉ PABLO DÍAZ (VÍDEO)


París - 31 JUN, 2020 / El Pais, cultura / Fuente externa

El artista plástico Christo, conocido por espectaculares intervenciones que le llevaron a envolver edificios y monumentos como el Reichstag de Berlín y el Pont-Neuf de París, falleció este domingo a los 84 años en Nueva York. Su muerte por causas naturales, según confirmó su equipo en un mensaje en las redes sociales, pone fin a una larga trayectoria en la que consiguió acercar el arte contemporáneo a un público masivo. Le gustaba definir sus obras como “perturbaciones” del espacio público, que llevaban al visitante a tomar conciencia de un entorno que, de tan común, se había acabado volviendo invisible.


Nacido como Christo Vladimirov Javacheff en 1935 en Gabrovo (Bulgaria), el artista creció en el seno de una familia acomodada: su padre dirigía una fábrica química y su madre fue administradora de la Academia de Bellas Artes de Sofía, donde él mismo se formó bajo control comunista. En su juventud, Christo participó en algún proyecto de propaganda destinado al medio rural, que decía que le enseñó a lidiar con interlocutores poco familiarizados con lo que era el arte. En 1956, tras la intervención soviética en la vecina Hungría, decidió abandonar su país para poder convertirse en artista. Recaló en Viena antes de instalarse en París en 1958, cuando conoció a su futura esposa, Jeanne-Claude Denat de Guillebon, fallecida en 2009, una joven de buena familia de la que quedó prendado, pese a que ella ya estuviera prometida. Tras su luna de miel, Jeanne-Claude cambió de opinión y se fue a vivir con ese joven excéntrico y con ideas fuera de lo común. Sería el inicio de una larga colaboración artística, pese a que durante las primeras décadas de su trabajo la autoría de sus obras fuera atribuida solo a Christo (a partir de 1994, empezaron a firmar todos sus proyectos como “Christo y Jeanne-Claude”). La pareja se mudó a Nueva York en 1964, cuando sus primeras obras, enmarcadas en el llamado Nouveau Réalisme, variante francesa del pop art, despertaron interés en Estados Unidos. “Terminé encontrando mi lugar en Nueva York. Es una ciudad de inmigrantes, la única donde se acepta que alguien pueda hablar tan mal inglés como yo”, decía el artista en una entrevista con EL PAÍS en 2016.



Su método de trabajo fue poco habitual. Sus intervenciones fueron efímeras, visibles durante un par de semanas antes de ser desmontadas, y se autofinanciaron a través de la venta de dibujos y estudios preparativos, que podían alcanzar los 200.000 euros en el mercado. Christo siempre rechazó las subvenciones públicas y el mecenazgo privado, una manera de protegerse contra las injerencias externas (y contra el peligro de hacer concesiones, solución inimaginable para este artista testarudo e infatigable). Sus intervenciones, de una extrema complejidad logística, tardaban décadas en materializarse. Para convertirlas en realidad, Christo y Jeanne-Claude debían batallar con las administraciones públicas, no siempre interesadas en su trabajo. A Christo no le importaba lo fastidioso que era el proceso: para él, el arte era ese camino tortuoso y no necesariamente el resultado. En total, Christo y Jeanne-Claude lograron ejecutar 22 proyectos, sobre cerca de 60. “Parecerá poco, pero mi obra no es como pintar un cuadro. Más bien se parece a la arquitectura. Y, si un arquitecto dijera que ha logrado levantar la mitad de sus proyectos, a nadie le parecería poco”, afirmaba Christo en 2016.


Sus proyectos más conocidos eran versiones extragrandes de sus obras de los sesenta, cuando ya envolvió objetos y lienzos con distintos materiales. En Surronded Islands (1983) circundó con tela rosa el perímetro de 11 pequeñas islas de Biscayne Bay, al sur de Miami, en una intervención pensada como un simple “gesto poético” que sentaría las bases de su arte en las décadas posteriores. En 1985, logró cubrir de tela el Pont Neuf de París, el más antiguo de la capital francesa, tras largos meses batallando con el alcalde de la época, Jacques Chirac, como relataba el impagable documental Christo in Paris, de Albert y David Maysles. Se convirtió en un nombre conocido y aclamado por el público –aunque menos por la crítica, que nunca acabó de seguir la corriente a un artista alérgico a todo esnobismo–, pero tardó otra década más en concluir su mayor intervención: cubrir el Reichstag de tela de polipropileno, lo que despertó las críticas del canciller Helmut Kohl, que denunciaría un “ataque a la dignidad” del país. The Gates (2005) le llevó a crear un recorrido de 37 kilómetros en el Central Park de Nueva York, puntuado por 7.500 puertas dotadas de cortinas de color anaranjado sacudidas por el viento. Más recientemente, Christo volvió a triunfar con sus Floating Piers (2016), tres kilómetros de pontones flotantes sobre el Lago de Iseo, en la región de Bérgamo (Italia). El artista comunicó la ciudad de Sulzano con dos islas vecinas a través de una pasarela naranja que confería al visitante la ilusión de caminar sobre las aguas.


En el momento de su muerte, Christo tenía otro proyecto en marcha: envolver el Arco de Triunfo de París. Prevista para después del verano, la intervención quedó aplazada hasta septiembre de 2021 cuando estalló la crisis sanitaria. En paralelo, el Centro Pompidou ultima una exposición dedicada a la obra de Christo y Jeanne-Claude, centrada en sus proyectos en París, con la que el museo parisiense volverá a abrir sus puertas en julio. Además, tenía previsto instalar una mastaba de 150 metros de altura compuesta por 400.000 bidones de petróleo, que pensaba erigir en el oasis de Liwa, a un centenar de kilómetros de Abu Dabi. Este proyecto, iniciado en los setenta, debía convertirse en su única obra permanente. “Christo y Jeanne-Claude siempre han dejado claro que sus obras en proceso continuarán después de su muerte”, recordaba el comunicado de sus colaboradores al anunciar su muerte. Durante décadas, la pareja viajó en aviones distintos: si uno se estrellaba, el otro hubiera podido seguir con su trabajo. Su obra deberá encontrar, de ahora en adelante, otras formas de perdurar en el tiempo.

The artist who engulfed the world dies at the age of 84.


The Bulgarian artist, known for his spectacular interventions in buildings and monuments, managed to bring contemporary art closer to a mass audience

https://elpais.com/cultura/2020-05-31/fallece-christo-a-los-84-anos-el-artista-que-envolvio-el-mundo.html

 

Christo Vladimirov on the floating docks on the day of the intervention on Lake Iseo, Italy.


Paris - JUN 31, 2020 / El Pais, cultura

 

The plastic artist Christo, known for spectacular interventions that led him to wrap buildings and monuments such as the Reichstag in Berlin and the Pont-Neuf in Paris, died this Sunday at the age of 84 in New York. His death from natural causes, as confirmed by his team in a message on social networks, ends a long career in which he managed to bring contemporary art closer to a mass audience. He liked to define his works as "disturbances" of the public space, which led the visitor to become aware of an environment that, so common, had ended up becoming invisible.


Born as Christo Vladimirov Javacheff in 1935 in Gabrovo (Bulgaria), the artist grew up in a wealthy family: his father ran a chemical factory and his mother was administrator of the Academy of Fine Arts in Sofia, where he himself trained under communist control. In his youth, Christo participated in a propaganda project aimed at rural areas, which he said taught him how to deal with interlocutors unfamiliar with what art was. In 1956, after Soviet intervention in neighboring Hungary, he decided to leave his country to become an artist. He settled in Vienna before settling in Paris in 1958, when he met his future wife, Jeanne-Claude Denat de Guillebon, who died in 2009, a young woman from a good family with whom he fell in love, despite the fact that she was already engaged. After her honeymoon, Jeanne-Claude changed her mind and went to live with that eccentric young man and with unusual ideas. It would be the beginning of a long artistic collaboration, despite the fact that during the first decades of his work the authorship of his works was attributed only to Christo (from 1994, they began to sign all their projects as "Christo and Jeanne-Claude") . The couple moved to New York in 1964, when their first works, framed in the so-called Nouveau Réalisme, a French variant of pop art, sparked interest in the United States. “I ended up finding my place in New York. It is a city of immigrants, the only one where it is accepted that someone can speak as bad English as I do, ”said the artist in an interview with EL PAÍS in 2016.


His method of work was unusual. His interventions were ephemeral, visible for a couple of weeks before being dismantled, and they were self-financing through the sale of drawings and preparatory studies, which could reach 200,000 euros on the market. Christo always rejected public subsidies and private patronage, a way to protect himself against external interference (and against the danger of making concessions, an unimaginable solution for