• OCA | News

"What Exists Outdoors Belongs Indoors" Charlie Quezada

… Wilhelm Worringer en su tesis doctoral, Abstracción y Naturaleza, explica:

La relación tensa entre el ser humano y el mundo exterior, la explica Worringer a partir de una desconfianza instintiva que el ser primitivo siente ante el espacio libre y “la confusa trabazón y el incesante cambio de los fenómenos del mundo exterior. La enajenación y el temor “no dejan sino a un ser inerme e ignorante que se enfrenta al mundo exterior como un animal encantado…”

Claudia Öhlschláger


Por: Orlando Isacc


"Contemplar la obra de Charlie Quezada es una declaración de intenciones sobre el punto de vista en que interpretamos el paisaje como sujeto, de la manera que el hombre construye y la simple acción de ver hacia fuera. Su sensibilidad moderna, propia de la nostalgia y la melancolía, hace que nos adentremos a su mundo imaginario en un diálogo entre la obra y el artista. Desde su visión pragmática, la ejecución y la acción de pintar el paisaje como género que influye en la interpretación de su significado y su entorno lejos de las postales paradisíacas que nos invitan a usar Hawaiian Tropic, donde los colores acuciantes y vitamínicos pasan hacer más sombríos en su aspecto cromático, formales y estructurales, alejándose del Hockney que lleva dentro."



Quezada busca aire, transita, se detiene, observa y explora lo cotidiano de la arquitectura postmoderna y su entorno, situándose entre la abstracción y figuración por imágenes fijas que persisten en su recuerdo, construyéndolas como lugares ficticios que se pueden comprender desde códigos personales que ejercitan la memoria. La idea de la ausencia y el aislamiento narrados en una estética muy propia que ha ido construyendo, lo hace consciente a través de sus pinturas de las dimensiones de su liberación, llevándolo a cuestionar si “Lo que existe al aire libre pertenece al interior”, de forma que el espacio va cobrando coherencia en su propio pensamiento.


En esta su primera individual, Quezada nos muestra en este cuerpo de trabajo dentro del imaginario geográfico, lugares comunes, donde a través de la pintura seduce y establece una relación que él observa desde la costumbre, tan fascinante como la relación del pintor y su lienzo, lo terrenal y espiritual como eje transformador saliendo del ruido y hacia la búsqueda del silencio que va más allá de la palabra, en la delgada línea que establece el horizonte.