• OCA | News

RICO Y SABROSO ( VOCES "CUIR" EN EL ARTE CUBANO)

Por: AndréslsaacSantana


"Matanzas, Cuba 1973; actualmente trabaja y reside en Madrid. Crítico, ensayista e investigador de arte visuales. Graduado en Historia del Arte por la Universidad de La Habana. Autor del libro de ensayos "Imágenes del desvío: la voz homoerótica en el arte cubano contemporáneo", editado por J. C. Sáez Editores, Santiago de Chile, 2004. Corresponsal en Madrid de la prestigiosa revista latinoamericana ArtNexus y colaborador del suplemento cultural de ABC. ..."


https://artishockrevista.com/2021/12/20/rico-y-sabroso-voces-cuir-en-el-arte-cubano/


Obra de Eduardo Hernández Santos. Cortesía del artista

https://www.ossayecasadearte.com/post/rico-y-sabroso-voces-cuir-en-el-arte-cubano

“Quizás América Latina travestida de traspasos, reconquistas y parches culturales –que por superposición de injertos sepulta la luna morena de su identidad– aflora en un mariconaje guerrero que se enmascara en la cosmética tribal de su periferia. Una militancia corpórea que enfatiza desde el borde la voz un discurso propio y fragmentado, cuyo nivel más desprotegido por su falta de retórica y orfandad política sea el travestismo homosexual que se acumula lumpen en los pliegues más oscuros de las capitales latinoamericanas”.

Pedro Lemebel “El peligro de las narrativas queer en boga en los circuitos artísticos dominantes es su tendencia hagiográfica, su aspiración utópica que las lleva a imaginarse como un gran relato de víctimas que más que criticar la opresión y su diferencia terminan por estetizarla”.

Beatriz Preciado Ayer me pinté las uñas. En la mano izquierda usé un color blanco, en la derecha un azul perlado bastante cursi. Lo interesante del hecho no reside en el hecho en sí, sino en sus consecuencias sociales y personales: la activación -consciente o no- del prejuicio del otro y de la inseguridad del yo. Llegué a un bar al que suelo ir con frecuencia y de rápido noté el peso de las miradas ¿Me miraban o yo, sin darme cuenta, estaba gestionando ese sentimiento de ser mirado? ¿Eran miradas prejuiciosas y acusatorias o eran simples miradas? ¿Le gustaban mis uñas o interpretaban mi gesto como una mamarrachada? De una forma u otra, por unas razones o por otras muy distintas, lo cierto es que la curiosidad y la extrañeza flotaban en el ambiente. Pensé en mi hermano como ejemplo inequívoco de heteronormatividad y le envié una foto por WhatsApp. Al instante, me responde con una pregunta: ¿qué mariconada es esa? Entonces comprendí que hasta en los gestos más simples habita la semilla del malestar. La provocación y la seducción suponen, al cabo, la mayor insubordinación.

La desobediencia, desde siempre, me ha excitado. Excitación que solo es comparable con la búsqueda azarosa del placer en la escenografía de un cuerpo ajeno. Ese mismo cuerpo que en la oscuridad, la ceguera de la intemperie o de la reclusión en los espacios alternos, no tiene rostro. Su ritmo discursivo (el de la desobediencia), tanto como la multiplicidad de voces más o menos aireadas que la orquestan, me provocan. Al punto de que, en buena parte de mi vida, me he descubierto atrapado en un permanente ejercicio de afirmación, en una maniobra de disección, en un vagar por esas zonas en las que placer y epistemología estrechan distancias en una complicidad absoluta. Tal vez por ello, aunque provengo de la academia y he dispensado obras monumentales para ella, no me interesa su esterilidad y su deterioro de la libido. Es muy frecuente descubrir cómo numerosas digresiones exegéticas en el campo académico, en el de la investigación teórica y la especulación crítica, dan por “hecho” lo que no es más que un “supuesto”. De ahí que estas suposiciones y falsificaciones sobre lo homosexual o lo heterosexual, amparadas en el radicalismo de un pensamiento segregacionista y gregario, construyen estereotipos restrictivos sobre la sexualidad que, terriblemente, marginan a aquellas otras formas discursivas de “hacer” homosexualidades o heterosexualidades que no se ajustan al paradigma de lo deseado. Se trata, por tanto, de construcciones fijas con arreglo a una fuerza ejecutiva y de intervención represiva que permite al modelo dominante asegurar su supremacía (simbólica y discursiva) por sobre el principio aleatorio y expansivo de ese esquema que democratiza las fuentes del erotismo y del deseo.

Así pues, al menos en esta ocasión, opto por la obediencia en lugar de por la subversión furibunda, toda vez que entiendo lo cuir, en tanto que crítica holística a los modelos de sexualidad y de alteridad sexual al uso, como un desmontaje intelectual que permite discernir mejor la dinámica socio-semiótica y el universo ideológico-verbal en el que circulan las propuestas artísticas observadas en este texto. El denominador común a todas es, de una parte, la desestabilización de las representaciones contemporáneas de la alteridad sexual; de otra, la vulneración de los enunciados más recurrentes dentro del espacio de la llamada “parametrización” revolucionaria.


Kenny Lemes, Sin Título, de la serie Venus Perversa, 2019, fotografía digital. Cortesía del artista

Desde presupuestos teóricos muy distintos entre sí y desde articulaciones ideo-estéticas muy heterogéneas, los artistas que siguen alcanzan a cuestionar y rebajar la “autoridad del campo”. El análisis de la estructura discursiva y del juego perverso de voces contenidos en estas obras, invita a pensar en la inexorable necesidad del uso de esas herramientas en manos de artistas, críticos, teóricos e historiadores del arte de los llamados ámbitos culturales periféricos, laterales o poscoloniales. Todos, sin excepción, han de tomar en cuenta las aportaciones metodológicas de la teoría cuir y de los llamados estudios culturales en el modo cómo construyen sus objetos de estudios en el centro mismo de sus investigaciones. Muchas de estas exploraciones analíticas, al margen de suponer una reivindicación de las minorías sexuales y/o culturales de énfasis periférico, advierten de una tremenda trabazón ideológica a la hora de acreditar el valor de estos signos estéticos en el trazado polisémico de las historiografías nacionales latinoamericanas, tan propensas ellas a la multiplicación excesiva de los prescindibles e inviables.

Latinoamérica se escribe siempre desde la exclusión y manipulación interesada de sus fuentes. El resultado es una fábula ejemplar y ejemplarizante en la que abundan, sobre un diseño binómico y cartesiano repelente, los personajes “buenos” y los personajes “malos”. Todo se reduce a esa construcción de esquemas e intenciones (in)verosímiles que sustentan ese nuevo modelo social de la presunta emancipación y de la conquista del bien común. El estudio de la otredad, del tipo que sea, no ha de contentarse ella misma con su predisposición retórica y autocomplaciente o con la de ser, per se, el producto del discurso del otro. Situación esta que se corrobora en buena parte de la literatura que se aproxima al tema desde la consumación –no siempre confesada– del prejuicio desfavorable sobre un esquema ideológico que ha de ser examinado con toda sospecha y exceso de suspicacia. Mi experiencia española (más de veinte años viviendo en España), me llevan a pensar en la escandalosa instrumentalización de esos discursos de la otredad que, por defecto, solo buscan resarcir el poder del amo: amplificar su dominio y evidenciar –más si cabe– su dimensión paternalista.

Una desfachatez concertada si tenemos en cuenta que es siempre el amo, el dominante, el hegemónico quien, en un falso alarde de democracia y horizontalidad, usurpa la voz de esos otros tantas veces silenciados y exiliados del campo dialógico. Se produce así una especie de retorno del desamparado que necesita, según esa perspectiva paternalista, ser salvado por el centro, por el poder, por el discurso hegemónico que le dibuja un rostro y una identidad falsificada. Representaciones que a todas luces responden a esas mismas fantasías constructivas del yo y del otro en virtud del enfrentamiento y no de la reconciliación. Esta ha sido la maniobra de los discursos nacionalistas latinoamericanos y de sus revoluciones más escandalosas, como es el caso de la cubana. Ella, por sí sola, devino en paradigma de regulación, control y vigilancia de la conducta sexual y de la imposición de modelos higiénicos. Todo en detrimento de esas subjetividades entendidas como subversivas y contrarias a la virtud y a la moral del nuevo estado.



Conflictividad y contexto El espacio de la revolución, sus trazados ideológicos y narrativos orientados a la construcción de lo nacional, se reveló como una trama de simbologías y relatos en extremo compleja respecto del cuerpo, del deseo y del impulso sexual. Se consumó así el diseño de unos apartados y dispositivos institucionales muy específicos encargados –entonces– de domesticar la propia materia del cuerpo y de doblegar sus impulsos más subversivos y desobedientes. La idea de lo nacional, de un cuerpo nacional y de un sexo oficial, no fue sino una de esas castradoras y deformantes fantasías del proyecto “humanista” de Fidel Castro que supuso un clarísimo retorno, sin precedentes, a la ideología y la política de los rechazados. La exclusión social, por causas sexuales o de pensamiento alterno al modelo dominante, devino paradigma de operaciones higienistas excluyentes y silenciadoras propensas a abortar (en una especie de exilio forzado de la putrefacción y la escoria) todo aquello que, en principio, resultase abyecto al modelo de Hombre Nuevo. Éste no es sino la gran masturbación de la retórica revolucionaria de ese momento. Modelo que debía ser, antes que nada, revolucionario y heterosexual, monógamo y reproductivo.

La heroica del cuerpo masculino haciendo el mundo, sepulta las relaciones amplificadas del deseo en libertad y dicta el control absoluto sobre el sospechoso ejercicio épico de la hombría. Ese enunciado, por fuerza, se convirtió en la tiranía retórica de la nueva sociedad revolucionaria donde no podían existir intersticios para la desobediencia y la falta de higiene asociadas a un tipo de intimidad juzgada como negación de esos ideales emancipatorios. Tal y como señala el lúcido y brillante escritor argentino Santiago Esteso Martínez en su excelente ensayo El sexo de la nación, “en las apelaciones de los líderes abundan las referencias, por un lado, a la moral o la integridad física y espiritual de la nación, la “decencia” que debe revestir y regular (contra cualquier enemigo) las maneras de la patria, engalanada de fiesta ante la ocasión de unos tiempos históricos que la convertirán, de una vez y para siempre, en justa, libre y soberana; y por el otro, alusiones –anticipación de chismes, habladurías– a las costumbres privadas de los ciudadanos. Para los que lideran estos procesos, la nación, a través del estado que la organiza, será eso que estaba llamada a ser solo en la medida en que los individuos que la conforman se comporten en su intimidad y en sus prácticas sociales con honradez y rectitud –desquiciante superposición entre el imperio de la justicia y el ejercicio virtuoso de la hombría, entre la decencia doméstica y la heroicidad pública […] marcando la peligrosidad de unas prácticas que, a partir de entonces, habrá que vigilar de cerca en tanto que identificarán siempre, blanco preciso, la línea enemiga–”[1].

El discurso de la patria y de la nación que, en principio, se suponían democratizadores y libertadores de las tiranías del pasado, condujeron de facto a la emergencia de un sistema opresor que rendía culto a los ideales de probeta y a los falsos héroes. El cuerpo y el sexo se convirtieron así en escenarios de enconadas luchas encargadas de editar las páginas más tristes de todo ese proceso de persecución demencial. Vigilar y castigar lo que se advertía como una desobediencia respecto de la norma heterosexual, supuso un esfuerzo disciplinador de las conciencias y de las subjetividades tránsfugas señaladas como amenaza. El nuevo discurso higienista y salvífico necesitaba, como nunca antes, de esa otredad maldita, de esa alteridad sexual a la que perseguir, maldecir y castigar. Solo así, por dialéctica sociológica y por contraste, podría redefinirse y proyectarse en el espejo de su conquista y de su autoridad resarcida en el ascenso incesante de su falo. Y ese, precisamente, fue uno de sus errores narcisistas más radicales que advirtieron de su vulnerabilidad como sistema represivo y dictatorial. Toda vez que, como bien lo aseguró en su momento Michel Foucault, la persecución y represión del deseo no hacen sino amplificar, multiplicar e intensificar esa necesidad. El miedo y el castigo generan, de por sí, una circulación infinita de las fantasías múltiples del deseo.

Puede que consciente de ello o como resultado del accidente, se arreciaron las políticas represivas que condujeron a la creación/fundación de cuanta institución disciplinaria se creyó de utilidad en el proceso de domesticación, repliegue y regulación del impulso sexual disidente. El estado y sus mecanismos reactivos se ocuparon vehementemente de hacer cumplir los preceptos de la moral revolucionaria. Por lo que resultó peligrosa y excesiva su regulación y vigilancia absoluta de todos aquellos ámbitos vinculados con el sexo, el deseo y la fantasía de los sujetos a los que, con facilidad extrema, se les podía reprender por medio de la cárcel bajo el supuesto axiomático de un “diversionismo ideológico” que no se sabía exactamente qué quería decir aquello.


Obra de Alejandro Cañer. Cortesía del artista

Fotografía por Kenny Lemes. Cortesía del artista

Se impone así la parametrización de la conducta con el objetivo de castigar con severidad toda forma discursiva de propagación de la homosexualidad. El (o los) sujeto(s) homosexual(es), se convierten en el objeto de una persecución feroz en tanto que centro de atención de la línea de fuego enemiga. Uno de los pasajes más sórdidos de esa escalofriante odisea de descalificaciones, escarnio, humillación y dolor, fue la creación de la UMAP (Unidades Militares de Apoyo a la Producción) a principio de los años sesenta. Eufemismo tremendo para enmascarar una clara tipología de campo de concentración y de exterminio, disponibles para la reducción de todo aquello que se suponía sinónimo de lacra, escoria, lumpen, vulgaridad, infección e inmoralidad frente al modelo higienista y biologicista del estado cubano.

En consecuencia, acaso el ejemplo más paradigmático de ese procedimiento explícitamente violento, lo constituyen las conclusiones (políticas y jurídicas) del I Congreso de Educación y Cultura de La Habana en 1971. Afirma Santiago Esteso que fue “un evento revolucionario que demandó, con ansiedad ciertamente patética, el control, junto a cualquier asomo de «diversionismo ideológico» (falso inconformismo, pelos largos, pantalones anchos, colores indecorosos, etc.), de los focos de propagación del homosexualismo, letal enfermedad que amenazaba al organismo de la nación y a su nuevo estado cuyo aparato fue limpiado de homosexuales a través de las célebres «parametrizaciones»” Como extensión de ese accionar institucionalizado, insiste Esteso, que “el obrero no solo continuó castigando a su hijo maricón, sino que contó con la inestimable colaboración de las fuerzas policiales y de sus vecinos, organizados en comités de defensa de la revolución (CDR), alerta detrás de puertas y tabiques”. En nombre de esa “sana convivencia social” que rechazó de golpe cualquier perspectiva cubista del sujeto, se vulneraron todos los principios de libertad y de democracia mediante la instrumentalización de unos estrictos códigos de medidas disciplinarias que servirían para corregir las fallas de los individuos o la carencia de resortes morales acorde a las máximas ideológicas del modelo dominante. No resulta difícil advertir así los signos de segregación, exclusión y marginación de este arduo proceso discursivo de construcción de lo nacional como un ejercicio de cosificación y de falseamiento de la realidad que funda sus bases narrativas y programáticas en una mitología reduccionista del sujeto, de sus hábitos y de sus prácticas sexuales. Se crea de este modo una relación de opacidad y un oscurecimiento entre los modelos y su puesta en escena. Esa hipertrofia sociológica ha demandado, con el tiempo, de una mirada cuir capaz de desentumecer esos axiomas y hacer inteligible sus funciones y perfiles más lapsos y menos radicales

Obra de Eduardo Hernández Santos. Cortesía del artista

La mirada cuir en la obra El funcionamiento del discurso político-nacionalista sobre la rentabilidad que le ofrecían las oposiciones binarias y excluyente, sirve de base a la mirada cuir para atentar y desautorizar la eficacia y el rendimiento semiótico-discursivo de esos procedimientos censores. Mientras que el discurso nacional, no solo en Cuba sino en el resto del espacio cultural latinoamericano, advertía a la(s) homosexualidad(es) como algo ajeno y profundamente dañino a tenor de la refundación del paradigma de una masculinidad heroica que resulta emblema de la patria y del territorio conquistado, la mirada cuir de los artistas latinoamericanos, por el contrario, subvierte tales criterios y amplifica el coro de voces laterales (homosexuales, bisexuales, lésbicas, travestidas, andróginas o cualesquiera que éstas sean), a favor de una reivindicación no solo de la diferencia sexual, sino también de las posibilidades y dimensiones política de la misma. ¿Qué impide a los sujetos cuir participar en la construcción del discurso nacional si son muchas, como se sabe, las aportaciones de éste a ese proyecto nacionalista? La exclusión utilitaria se escuda en el principio reproductor. Latinoamérica ha necesitado siempre producir, postularse como un territorio fértil en términos de economía y de discurso. A tales efectos, la homosexualidad, en el contexto de las fantasías nacionales aglutinadas en el deber ser de una ideología maltrecha, se entendió como una auténtica degeneración y una desviación de todas las virtudes humanas. Un silenciamiento de la propia dimensión ontológica del sujeto que trae implícito un carácter demoníaco y pervertido, toda vez que anula el instinto genésico y clausura los esfuerzos empleados en perpetuar la especie. Consideraciones estas que se organizan sobre un fraudulento conocimiento de la(s) homosexualidad(es) y de todas aquellas tendencias y prácticas sexuales ajenas al canon de la heterosexualidad obligatoria.

La revolución cubana, sujeta a esa falacia hermenéutica, entendió que los homosexuales y los capitalistas eran sus peores enemigos: con los segundos no era posible el diálogo; a los primeros había que exterminarlos. El cuerpo homosexual era proyección distorsionada, supuración abyecta y fétida de ese otro cuerpo que pretexta una masculinidad hiperbólica y heroica, epítome de la animalización del humanismo revolucionario. Su “ofrecimiento anal” suponía, más que nada, degeneración y negación, arbitrariedad y debilidad, deslealtad y cobardía, enfermedad e infección. La sodomización (y vulneración) que ella propone del cuerpo masculino responsable de construir el futuro de la nación, se lee como la más alta traición al legado épico de la narración socialista.


Obra de Eduardo Hernández Santos. Cortesía del artista

De ahí que la mirada cuir, en la obra de estos ocho artistas cubanos (Eduardo Hernández Santos, Rocío García, René Peña, José Ángel Nazábal, Nonardo Perea, Alejandro Cañer, Evelyin Sosa y Kenny Lemes), disfruta de su empoderamiento y del instinto subversivo e irreverente que supone el reconocimiento de un horizonte ontológico de ascendencia nacional, a todas luces amplificado. Mientras que el poder y el dominio de la heterosexualidad obligatoria y excluyente niega la polivalencia y la diversidad de los modelos cuir y de alteridad sexual, los artistas aquí referidos, a la inversa, desautorizan la supremacía de los enunciados excluyentes perfilando una ontología mucho más profunda y ambiciosa del ser nacional que, paradójicamente, subraya los ideales de un modelo social realmente humanista. Es decir, lejos de contravenir la ideología humanista del modelo, son ellos, en cambio, los que la ejercen con altos grados de derechos y de licencias persuasivas. Son estos cuerpos los que, por paradójica ironía, materializan las concesiones liberadoras y libertarias que frustró la revolución en sus intentos iniciales.

Las narrativas de estos ocho artistas sostienen, con mayor elocuencia y contestación política, que no existen categorías naturales, sino que -contrariamente- existen construcciones sociales dispensadas por los discursos dominantes esforzados en socializar y probar su rendimiento socio-semiótico extensivo. Esfuerzo que busca entorpecer el grado de legibilidad de la exclusión y dar como hecho natural lo que no es más que una falacia resultado de operaciones ideológicamente interesadas. Tiempo es de señalar que no existe una única teoría cuir. A diferencia de ello son muchos los anclajes teóricos cuir que se manejan según la diversidad de autores que se emplean en ellas y a tenor de los diferentes contextos académicos en los que estos enunciados, basados en una radical crítica de la representación, cobran inusitada fuerza en los ámbitos de las humanidades y en el de las ciencias sociales.

En cualquier caso y pese a la diversidad de posiciones y a la abundante cosecha de enfoques epistemológicos en este sentido, El género en disputa (Butler, 1990) se sigue considerando el libro maestro de toda esta disertación teórica. Sin duda tuvo un carácter fundacional dentro del marco conceptual y metodológico de este tipo de aproximaciones expandidas a las tradicionales (y dictatoriales) categorías de género y de sexo. Butler, tal cual enfatizan los ocho artistas cubanos en sus prefiguraciones estéticas y narrativas, advierte como nadie de la terrible tiranía que suponen, para la comprensión y ensanchamiento de la vida y la libertad del sujeto, este tipo de construcciones constantemente escenificadas con el afán de hacerlas pasar por naturales. Su posición, incluso, va mucho más lejos que la tradicional crítica feminista, al cuestionar los propios dominios de la biología y evaluarlos como resultado de procesos de mediación cultural basados en los principios de construcción artificiosa y en los mecanismos de persuasión ideológicos. La idea de que no es posible corroborar hasta qué punto la construcción cultural del género se asienta sobre la dicotomía de dos sexos biológicos, una vez que solo tenemos acceso a sus construcciones autorizadas por el discurso de la cultura, resulta de una radicalidad y militancia fuera de serie. Según su punto de vista, la idea del género precede siempre a la del sexo y no la inversa como se solía afirmar. En su opinión, los modelos culturales fundan primero una idea del género a la que luego, por fuerza, habrá de cotejar el orden material y físico. En este caso el sexo resulta la materia de conexión con esa idea previamente construida. Su ya célebre afirmación “el género es un tipo de personificación que pasa por real”, es de tal grado de elocuencia y de demostratividad que se convierte en tesis o punto de partida para el resto de los estudios y digresiones epistemológicas en este campo concreto.



Obra de José Ángel Nazábal. Cortesía del artista

La consideración de que el discurso de la sexualidad contemporánea se articula sobre la base de un diálogo entre dos géneros (masculino y femenino) y dos sexos (macho y hembra), ayuda a corroborar la ideología del poder falocentrista que se asegura a sí mismo la sostenibilidad discursiva. Arbitraje malicioso y excluyente que es sólo posible imponiendo y reforzando esa imagen desquiciada y reduccionista acerca de la real dimensión ontológica de la alteridad sexual y de la sostenibilidad de una escritura cuir del sexo, el género y la vida misma. Asumir la vida en el marco operacional de esa matriz-opresiva de sexo/género, señala una estrechez escandalosa. Por una parte, refuerza el estado de heterosexualidad obligatoria y dominante; por otra, nos hace inteligibles a los ojos de quienes sólo operan en el horizonte de un pensamiento reduccionista sujeto a la celebración de la antinomia excluyente. Es frente a este esquema de objetos sociales cognoscibles, categorizables y manipulables, que la ideología de lo cuir revienta esas nomenclaturas y pervierte la matriz en función de un paisaje muchos más rico en calidad discursiva y en cantidad de subjetividades. Muchas de ellas travestidas bajo el signo de la insubordinación y la desobediencia en tanto figuras tránsfugas del sistema, de la norma, de todo lo dado en forma de prospecto o de receta estéril.

Sabido es que la desviación respecto de ese canon de obligatoriedad heterosexual y dictatorial, diseñado sobre la estructura ficticia de esas presuntas identidades naturales, supone abrazar la ilegibilidad dentro del arbitrario marco del cuerpo civil y de los aparatos legislativos de la identidad social. Todo sujeto, lo saben bien estos artistas desestabilizadores del dogma, es un personaje público. A todos ellos le acompaña un papel en la dramaturgia social en la que cada acto supone una performance escenificada con arreglo a unos parámetros del valor y la virtud traducidos en emblemas higienistas. Los sistemas jurídicos y las plataformas retóricas que reproducen la inteligibilidad como meta del discurso cartesiano femenino/masculino, anulan la posibilidad de la desviación del canon y aminoran los efectos subversivos de las posiciones carnavalescas y travestidas que desean sepultar el paradigma de esa legibilidad construida.

No son sino los artistas contemporáneos los que producen –al margen de ese modelo segregacionista– un cuerpo de subjetividades laterales capaces de desautorizar, por su naturaleza rara, divertida e interpelante, los enunciados rectores que justifican los comportamientos sociales y comunitarios más recurrentes dentro de lo aceptado y lo aceptable. El arte robustece sus premisas críticas y sus argumentos sustantivos para rebajar la autoridad y competencia de ese esquema opresor. Estos ocho artistas están gestionando lo que a la sociedad civil cubana le resulta imposible. Mientras que el régimen patriarcal y machista celebra la sanidad y el principio higiénico del modelo que hace coincidir sexo y género en correspondencia casi matemática y científica con la matriz esbozada por el poder, los artistas cuir, bajo el signo de la insubordinación y del placer, reescriben esas estructuras de coincidencias y ensayan otras formas de producir (i)legalidad dentro del campo de esa misma matriz hegemónica. Se supone que los hombres y mujeres debemos comportarnos según lo que la escenificación de esa matriz demanda y exige. Actuar de un modo u otro, lo sabemos, pone en juego nuestra propia integridad en un sistema represivo y castigador. Hablo de un miedo culturalmente construido y producido frente al que estos artistas postulan sus ensayos y escrituras abiertamente contestatarias. No se trata en sus casos de abandonar el papel, tras bastidores, para ser uno mismo, sino de abandonar el papel asignado y reinventar su abecedario en la escena pública, en el territorio visible de la obra de arte. Se trata, por tanto, de multiplicar la realidad misma advirtiendo de la espesura de sus dominios y el elevado grado de diversidad de voces que habitan en el cuerpo social.

El artista cuir deviene cuir, escenificando la ficción que su propia indumentaria desmiente: no puede llorar a la sombra del canon, sino que debe subvertir su ideología y sus fronteras taxativas. Debe, como consecuencia lógica de ello, destruir el disfraz. De ahí, si se quiere, la necesidad de reescritura, de parodia, de radicalismo político, de contestación y de sorna. La identificación con la matriz que nos domina y nos presenta como sujetos aceptables en el orden de los géneros diferenciados, resulta de una clarísima escenificación intencionada, culturalmente dirigida a la sanción y aprobación en la esfera pública. No existe verdad, de ningún tipo, tras esos modelos de actuación. Todo lo más, se arrecian, en su salsa, las presunciones y las falsificaciones. El varón y la hembra se convierten en datos constatables para el aparato discursivo que determina, de antemano, su identidad. Su performance está basada en actuaciones públicas, no en el desarrollo de su voz en la intimidad que, en última instancia, pierde sentido en su rivalidad y competencia con el principio de realidad que cosifica y regula la conducta en una especie de personaje-máscara.

Por ello los teóricos y los artistas cuir destinan sus esfuerzos intelectuales y estéticos a cuestionar la sospechosa naturaleza de estos criterios sociales que sirven como demarcadores taxativos de tales categorías. Muchos, a su modo, reflexionan acerca del modo cómo estas etiquetas han llegado a gobernar y dominar incluso la forma en la que nos vemos y aceptamos a nosotros mismos. La mirada cuir, tanto en el ámbito de la academia como en los terrenos del arte, asume como punto de partida de su cadena de interrogaciones el hecho mismo de que toda identidad resulta de una narración cultural e ideológica. De ahí que la noción de sexo y de género, dentro de este episodio hermenéutico, se advierte como una extensión/prolongación de ejercicios de subjetividades escritas y narradas en un orden temporal sociohistórico determinado y en el perímetro de unas relaciones de poder muy concretas.

El estudio de la identidad, en manos de los artistas cuir, refiere a todos aquellos sujetos que, en su igualdad y diferencia, se reconocen marginados por las estructuras dominantes. “La condición cuir, explica magistralmente Daniel Noam Warner, no estriba en vivir fuera del aparato regulador de la matriz de inteligibilidad, ya que en su exterior no hay verdadera existencia. No hay lugar desde el que podamos ver lo que realmente está pasando, porque el poder está entrelazado con todo”. Entonces, insiste el autor “la condición cuir se mofa de estas barreras: torcemos nuestra escenificación cuestionando las suposiciones naturales, combinando y emparejando de manera velada, no solicitadas, viviendo (o investigando) como una serie de inferencias inconexas, subrayando que las supuestas relaciones «naturales» de la matriz son meras construcciones»[2].

Entiendo entonces que, con independencia del rechazo que muchos activistas profesan al enunciado al considerarlo peyorativo en su uso y alcance, lo cuir supone para esa estructura de dominación y de escenificación, un duro golpe en la diana de sus falsificaciones y reduccionismos más radicales. La obra de los artistas aquí seleccionados evidencia que la voz subversiva y desobediente puede -aún- asegurarse un espacio de emancipación en el que poder discutir y revisar los autoritarismos venidos de fuera. Ellos, desde la celebración de los otros infinitos y de sus gramáticas de erotismo inabarcables y expandidos, sustantivan las superposiciones e identificaciones transversales de la categoría de género adscrita a nuestra anatomía. Así, la ambigüedad y el acoplamiento híbrido, tan propio de nuestros espacios poscoloniales, se considera como parte ineludible de ese raro proceso fundacional de nuestras culturas. Se quiera o no, el sujeto cuir entró en el texto de la historia para acreditar su identidad en el marco de las identidades y los discursos que la patria y la nación reconoce como propios.

Por lo pronto, sigo pensando en sus conquistas. Si el cuerpo del amante furtivo me excita, el del militar que defiende la patria y sus conquistas, también logra hacerlo. Si el primero me enloquece y me domina, el segundo, en su misma obscenidad, me fascina. Que vivan los cuerpos libres en su misma libertad. Yo, de paso, me hago la manicura. [1] Santiago Esteso Martínez: Ficciones en las fronteras de la ley. Universidad Complutense / Ciudad Universitaria. Madrid, España 2004. Premio Dámaso Alonso. Las citas al autor pertenecen todas a este libro.

[2] Daniel Noam Warner: “Hacia una metodología de investigación queer”, en: Orientaciones: revista de homosexualidades. Nº. 9, 2005, págs. 131-155

 

Work of Eduardo Hernández Santos. Courtesy of the artist

Articles

RICO Y SABROSO [CUIR VOICES IN CUBAN ART]

“Perhaps Latin America, transvestite in transfers, reconquests and cultural patches –which by overlapping grafts buries the dark moon of its identity– emerges in a warrior mariconaje that is masked in the tribal cosmetics of its periphery. A corporeal militancy that emphasizes from the edge of the voice its own and fragmented speech, whose most unprotected level due to its lack of rhetoric and political orphan is the homosexual transvestism that accumulates lumpen in the darkest folds of the Latin American capitals ”.

Pedro Lemebel


"The danger of the queer narratives in vogue in the dominant artistic circuits is their hagiographic tendency, their utopian aspiration that leads them to imagine themselves as a great story of victims who, rather than criticize oppression and its difference, end up aestheticizing it."

Beatriz Preciado



Yesterday I painted my nails. On the left hand I used a white color, on the right a rather cheesy pearl blue. What is interesting about the event does not lie in the event itself, but in its social and personal consequences: the activation - consciously or not - of the prejudice of the other and the insecurity of the self. I came to a bar that I usually go to frequently and I quickly noticed the weight of the stares. Were they looking at me or was I, without realizing it, managing that feeling of being looked at? Were they prejudiced and accusing looks or were they just looks? Did you like my nails or did you interpret my gesture as a joke? In one way or another, for some reasons or for very different reasons, the truth is that curiosity and strangeness floated in the environment. I thought of my brother as an unequivocal example of heteronormativity and sent him a photo on WhatsApp. Instantly, he answers me with a question: what fagot is that? Then I understood that even in the simplest gestures there is the seed of discomfort. Provocation and seduction are, after all, the greatest insubordination.


Disobedience has always turned me on. Excitement that is only comparable to the random search for pleasure in the scenography of a foreign body. That same body that in the dark, the blindness of the elements or of seclusion in alternate spaces, has no face. Its discursive rhythm (that of disobedience), as well as the multiplicity of more or less airy voices that orchestrate it, provoke me. To the point that, in much of my life, I have found myself trapped in a permanent exercise of affirmation, in a dissection maneuver, in a wandering through those areas in which pleasure and epistemology narrow distances in absolute complicity.


Perhaps for this reason, although I come from the academy and have dispensed monumental works for her, I am not interested in her sterility and her deterioration of libido. It is very common to discover how numerous exegetical digressions in the academic field, in that of theoretical research and critical speculation, take for "fact" what is nothing more than an "assumption". Hence, these assumptions and falsifications about what is homosexual or heterosexual, protected by the radicalism of a segregationist and gregarious thought, build restrictive stereotypes about sexuality that, terribly, marginalize those other discursive forms of "doing" homosexualities or heterosexualities that do not they conform to the paradigm of what is desired. They are, therefore, fixed constructions according to an executive force and repressive intervention that allows the dominant model to ensure its supremacy (symbolic and discursive) over the random and expansive principle of that scheme that democratizes the sources of eroticism and sexuality. desire.


So, at least on this occasion, I am opting for obedience rather than furious subversion, since I understand what to do, as a holistic critique of the current models of sexuality and sexual alterity, as an intellectual disassembly that allows us to better discern the socio-semiotic dynamics and the ideological-verbal universe in which the artistic proposals observed in this text circulate. The common denominator for all of them is, on the one hand, the destabilization of contemporary representations of sexual alterity; on the other, the violation of the most recurrent statements within the space of the so-called revolutionary “parametrization”.


Kenny Lemes, Untitled, from the Venus Perversa series, 2019, digital photography. Courtesy of the artist

From very different theoretical assumptions and from very heterogeneous ideo-aesthetic articulations, the artists who follow manage to question and lower the “authority of the field”. The analysis of the discursive structure and the perverse game of voices contained in these works invites us to think about the inexorable need for the use of these tools in the hands of artists, critics, theorists and art historians of the so-called peripheral, lateral or cultural spheres. postcolonial. All yeah No exception, they have to take into account the methodological contributions of the cuir theory and of the so-called cultural studies in the way they construct their objects of study at the very center of their research. Many of these analytical explorations, apart from assuming a vindication of sexual and / or cultural minorities with peripheral emphasis, warn of a tremendous ideological bond at the time of accrediting the value of these aesthetic signs in the polysemic tracing of Latin American national historiographies. They are so prone to the excessive multiplication of the expendable and unviable.


Latin America is always written from the exclusion and self-interested manipulation of its sources. The result is an exemplary and exemplary fable in which "good" characters and "bad" characters abound, about a repellent binomial and Cartesian design. It all comes down to that construction of schemes and (in) credible intentions that sustain this new social model of the presumed emancipation and the conquest of the common good. The study of otherness, of whatever kind, must not content itself with its rhetorical and self-indulgent predisposition or with that of being, per se, the product of the other's discourse. This situation is corroborated in much of the literature that approaches the subject from the consummation - not always confessed - of the unfavorable prejudice on an ideological scheme that has to be examined with all suspicion and excess of suspicion. My Spanish experience (more than twenty years living in Spain), lead me to think about the scandalous instrumentalization of those discourses of otherness that, by default, only seek to compensate the power of the master: to amplify his dominance and show –more if possible– its paternalistic dimension.


A concerted impudence if we take into account that it is always the master, the dominant, the hegemonic who, in a false display of democracy and horizontality, usurps the voice of those others so often silenced and exiled from the dialogical field. There is thus a kind of return of the helpless who needs, according to that paternalistic perspective, to be saved by the center, by the power, by the hegemonic discourse that draws a face and a falsified identity. Representations that clearly respond to those same constructive fantasies of the self and the other by virtue of confrontation and not of reconciliation. This has been the maneuver of Latin American nationalist discourses and of its most scandalous revolutions, as is the case of the Cuban one. She, by herself, became a paradigm of regulation, control and surveillance of sexual behavior and the imposition of hygienic models. All to the detriment of those subjectivities understood as subversive and contrary to the virtue and morals of the new state.


Photograph by Kenny Lemes. Courtesy of the artist

Photograph by Kenny Lemes. Courtesy of the artist

Conflict and context


The space of the revolution, its ideological and narrative traces oriented to the construction of the national, was revealed as an extremely complex web of symbologies and stories regarding the body, desire and sexual impulse. Thus, the design of very specific institutional sections and devices was consummated, in charge - then - of domesticating the very matter of the body and of curbing its most subversive and disobedient impulses. The idea of ​​the national, of a national body and of an official sex, was but one of those castrating and distorting fantasies of Fidel Castro's "humanist" project that represented a very clear, unprecedented return to the ideology and politics of the rejected. Social exclusion, for sexual reasons or alternative thinking to the dominant model, became a paradigm of exclusionary and silencing hygienist operations prone to abort (in a kind of forced exile of putrefaction and slag) everything that, in principle, was abject to the New Man model. This is but the great masturbation of the revolutionary rhetoric of that time. Model who should be, first of all, revolutionary and heterosexual, monogamous and reproductive.


The heroic of the male body making the world, buries the amplified relationships of desire in freedom and dictates absolute control over the suspected epic exercise of manhood. That statement, by force, became the rhetorical tyranny of the new revolutionary society where there could be no interstices for disobedience and lack of hygiene associated with a type of intimacy judged as a denial of these emancipatory ideals. As the lucid and brilliant Argentine writer Santiago Esteso Martínez points out in his excellent essay El sexo de la nation, “in the leaders' appeals there are many references, on the one hand, to the moral or physical and spiritual integrity of the nation , the "decency" that must clothe and regulate (against any enemy) the ways of the country, adorned with feast on the occasion of historical times that will make it, once and for all, fair, free and sovereign; and on the other, allusions - anticipation of gossip, gossip - to the private customs of citizens. For those who lead these processes, the nation, through the state that organizes it, will be what it was called to be only to the extent that the individuals that comprise it behave in their privacy and in their social practices with honesty and rectitude. –Unnerving overlap between the rule of justice and the virtuous exercise of manhood, between domestic decency and public heroism […] marking the dangerousness of practices that, from then on, will have to be closely watched as they will identify always, precise target, the enemy line - ”[1].


The discourse of the homeland and the nation that, in principle, were supposed to be democratizers and liberators from the tyrannies of the past, led de facto to the emergence of an oppressive system that worshiped test tube ideals and false heroes. The body and sex thus became scenes of fierce struggles in charge of editing the saddest pages of the entire process of insane persecution. Monitoring and punishing what was perceived as disobedience with respect to the heterosexual norm, supposed a disciplining effort of consciences and of the turncoat subjectivities indicated as a threat. The new hygienic and salvific discourse needed, as never before, that accursed otherness, that sexual alterity to be persecuted, cursed and punished. Only in this way, by sociological dialectic and by contrast, could it be redefined and projected in the mirror of its conquest and of its compensated authority in the incessant rise of its phallus. And that, precisely, was one of his most radical narcissistic mistakes that warned of his vulnerability as a repressive and dictatorial system. Since, as Michel Foucault well assured at the time, the persecution and repression of desire only amplify, multiply and intensify that need. Fear and punishment generate, in themselves, an infinite circulation of the multiple fantasies of desire.


Perhaps aware of this or as a result of the accident, the repressive policies that led to the creation / foundation of whatever disciplinary institution were considered useful in the process of domestication, withdrawal and regulation of the dissident sexual impulse intensified. The state and its reactive mechanisms were vehemently concerned with enforcing the precepts of revolutionary morality. Therefore, its regulation and absolute surveillance of all those areas related to sex, desire and fantasy of the subjects who, with extreme ease, could be reprimanded through jail under the axiomatic assumption was dangerous and excessive. of an "ideological diversionism" that did not know exactly what that meant.


Work of Alejandro Cañer. Courtesy of the artist

Work of Alejandro Cañer. Courtesy of the artist

Thus, the parameterization of behavior is imposed with the aim of severely punishing all discursive forms of propagation of homosexuality. The homosexual subject (s), become the object of a fierce persecution as the center of attention of the enemy line of fire. One of the most sordid passages in that chilling odyssey of disqualification, scorn, humiliation and pain, was the creation of the UMAP (Military Production Support Units) in the early sixties. A tremendous euphemism to mask a clear typology of concentration and extermination camps, available for the reduction of everything that was supposed to be synonymous with scourge, scum, lumpen, vulgarity, infection and immorality in the face of the hygienist and biologist model of the Cuban state.


Consequently, perhaps the most paradigmatic example of this explicitly violent procedure is constituted by the conclusions (political and legal) of the First Congress of Education and Culture of Havana in 1971. Santiago Esteso affirms that it was “a revolutionary event that anxiously demanded certainly pathetic, the control, along with any hint of "ideological diversionism" (false nonconformity, long hair, baggy pants, unseemly colors, etc.), of the sources of spread of homosexuality, a lethal disease that threatened the body of the nation already his new state, whose apparatus was cleansed of homosexuals through the famous "parametrizations" "As an extension of this institutionalized action, Esteso insists, that" the worker not only continued to punish his fag son, but also had the invaluable collaboration of the police forces and their neighbors, organized in committees for the defense of the revolution (CDR), alert behind doors and partitions ”.


In the name of that "healthy social coexistence" that suddenly rejected any cubist perspective of the subject, all of them were violated.

  • Facebook
  • YouTube
  • Instagram
OCA | News: 05

OCA | News: 05

FEB./MAR./ ABR.: 2020 Ossaye Casa de Arte, (OCA) reflexiona sobre el inicio de este nuevo año 2020, entendiendo las necesidades de enfocarlo a través de un hilo conductor in crescendo, con brillantez, a propósito de mostrar los potenciales de las artes en el país. Asimilar las plataformas expositoras donde reside la cultura real, con autenticidad de valores que permee los sentidos. Es imperativo el desarrollo de la cultura visual, y la presentación del pensamiento creativo.

OCA | News: 04

OCA | News: 04

OCT. / NOV. / DIC. / 2019 La presente publicación se la dedicamos a un artista en especial, que habita entre nosotros y reside en las galaxias, el artista visual: Jorge Pineda. Maravilloso!, dentro y fuera de nuestro mapa isla, ciudad. Por siempre destacarse por sus excelencias, por ello sus méritos. Para OCA, es un privilegio contar su historia en un diálogo y lenguaje que nos permite analizar mejor el pensamiento creativo de este artista.

OCA | News: 03

OCA | News: 03

JUL./ AGOT./ SEP. 2019 En esta edición le rendimos  homenaje póstumo a Belkis Ramírez, artista visual dominicana.  Donde tratamos los temas de la 78va. Edición de la Feria del Libro de Madrid, España. La Bienal de La Habana, 2019 / La 58 Bienal de Venecia, 2019 / Premio Diario Libre Contemporáneo, 2019 / El Arte público; entre otras noticias y destacadas exhibiciones del acontecer del arte nacional y del extranjero.

OCA | News: 02

OCA | News: 02

Marzo / Abril / Mayo: 2018 Una plataforma editorial impresa con Web-digital, especializada en las noticias de las artes visuales contemporáneas de punta, nacional e internacional. En su inicio tendrá un periódico de circulación trimestral ( 4 veces al año ) el cual contará con espacios para anunciantes corporativos e institucionales, vinculado al arte y la cultura con interacción directa a nuestro portal  oficial:

OCA | News: 01

OCA | News: 01

OCT./ NOV. / DIC.: 2018 Por razones culturales, entiende Ossaye Casa de Arte (OCA), se hace necesario llenar espacios en los ámbitos de las artes visuales; por lo cual decide aprestarse a la creación de una nueva plataforma digital e impresa, para, desde allí, formular y replantear las tendencias y modos de ver, entendiendo que hay nuevos códigos globales del arte, los cuales Una Colección de Concurso: XXVII Concurso de Arte Eduardo León Jimenes

Inés Tolentino

Inés Tolentino

" El vestido de Madame Sagá". Lápiz de óleo, hilo y papel cristal, 30 x 22.5 pulgadas, 2021. Instagram, inestolentino.arte Facebook, InèsTolentino

VALOR PARA TODOS

VALOR PARA TODOS

United Capital DR Roble Corporate Center Calle: Rafael Augusto Sanchez #86 Santo Domingo, RD. 809. 807.2000

Grupo Rizek

Grupo Rizek

El proyecto Kahkow inicia en 2005, cuando la familia Rizek ya contaba con un siglo de experiencia en la producción de cacao fino y de aroma en la República Dominicana.

Banco Central

Banco Central

El Banco Central es el responsable por el buen funcionamiento del sistema de pagos.

Ángel Rivera  |  Tapices  Urgentes

Ángel Rivera | Tapices Urgentes

/ Lienzografías | Limited Edition | 39. 25" Circular Ossaye Casa de Arte (OCA) | artesensantodomingo@gmail.com | | 809.696.8008

Alvarez y Sanchez

Alvarez y Sanchez

Agustín Lara esq. Max Henríquez Ureña Santo Domingo, República Dominicana 809-518-9000

OCA _ News logo.png

OSSAYE CASA DE ARTE | PERIDIÓDICO / REVISTA DE ARTES VISUALES

OCA_News Banner.jpg
Postales_edited.jpg
  • OCA-LOGO Ciculo.png
  • White Facebook Icon
  • White Google+ Icon
  • White Instagram Icon
  • White LinkedIn Icon
  • White Pinterest Icon
  • White RSS Icon
OCA _ News logo white.png

OSSAYE CASA DE ARTE | FUNDACIÓN DE ARTE CONTEMPORÁNEO

PERIDIÓDICO / REVISTA DE ARTES VISUALES

OSSAYE CASA DE ARTE  (OCA)

Fundación de Arte Contemporáneo

OCA | News  / DIVISIÓN OSSAYE CASA DE ARTE

 

DIRECTOR OCA | News: 

Ángel Ricardo Rivera

 

SUBDIRECTORA OCA | News:

María del Carmen Ossaye

 

DIRECCIÓN DE ARTE

Ángel Ricardo Rivera

 

COLABORADORES

Marianne de Tolentino |  María Elena Ditrén |  Pedro Delgado Malagón |  Emely Cruz  |  Paula Gómez  |  Abil Peralta | Odalis Pérez | Centro León | Mirna Guerrero |  Museo Bellapart | Carlos Acero   |  Margarita Rodríguez Auffant | Rhina Ibert |  César Miguel

FOTOGRAFÍA

Mariano Hernández

VIDEO | AUDIO

Kenny Luna I Yancarlos Infante

DIRECTORA DE MERCADO

María del Carmen Ossaye

JEFE DE PUBLICIDAD

Ángel Ricardo Rivera

RELACIONES PÚBLICAS

María del Carmen Ossaye

DISTRIBUCIÓN Y MARKETING

Dielka Muñoz

PRODUCCIÓN

Ossaye Casa de Arte | OCA

CORRECCIÓN DE ESTILO

Rafael Leonardo  |  Fidel Munnigh

IMPRESIÓN

Amigo del Hogar

NOTICIAS INTERNACIONALES

Fuentes externas: Miami / New York  / España / Argentina/ Inglaterra

DIRECCIÓN: GALERÍA  / OFICINAS

José Joaquín Pérez #1 Gascue | Santo Domingo, Rep. Dom.

PAGINA WEB: 

www.ossayecasadearte.com  |  809.696.8008 / 809.756.4100

DIRECCIÓN ELECTRÓNICA

artesensantodomingo@gmail.com  |  angelrivera.studio@gmail.com

OSSAYE CASA DE ARTE (OCA)

Incorporada: Resolución # 00114 | Regisro de RNC / No. 430-16792-4

OSSAYE CASA DE ARTE  (OCA)

Fundación de Arte Contemporáneo

OCA | News  / DIVISIÓN OSSAYE CASA DE ARTE

 

DIRECTOR OCA | News: 

Ángel Ricardo Rivera

 

SUBDIRECTORA OCA | News:

María del Carmen Ossaye

 

DIRECCIÓN DE ARTE

Ángel Ricardo Rivera

 

COLABORADORES

Marianne de Tolentino |  María Elena Ditrén |  Pedro Delgado Malagón |  Emely Cruz  |  Paula Gómez  |  Abil Peralta | Odalis Pérez | Centro León | Mirna Guerrero |  Museo Bellapart | Carlos Acero   |  Margarita Rodríguez Auffant | Rhina Ibert |  César Miguel

FOTOGRAFÍA

Mariano Hernández

VIDEO | AUDIO

Kenny Luna I Yiancarlos Infante

DIRECTORA DE MERCADO<